[Opinión] Acoso sexual y servicio público

0

Por: Claudia Hasbún F. Consejera Regional RM. Directora Nacional ANEF


La ética es un valor fundamental para cualquier sociedad. Por eso, como consejera regional velaré siempre por tener en el Core una política muy clara al respecto. En este sentido, cualquier conducta que se estime reñida con la moral y que pueda atentar contra la integridad física o psicológica de cualquiera de sus miembros es una señal de alerta.

En nuestra última sesión plenaria, aprobamos la renuncia de un consejero regional y, si bien, son los tribunales de justicia los llamados a juzgar, como personas que somos, nos corresponde escuchar a las víctimas, apoyarlas y tomar acciones para prevenir estas conductas.

No somos jueces, pero ante una denuncia de acoso sexual o de cualquier otro acto de violencia, como autoridades, debemos promover el respeto y rechazar este tipo de conductas, invitar a la reflexión y velar por el resguardo de quienes dejan de lado el miedo y la vergüenza para denunciar a su agresor.

Como autoridad, miembro del Consejo Regional Metropolitano de Santiago, respeto el concepto de presunción de inocencia y valoro la labor de quienes investigan y ejercen la justicia, pero como mujer y feminista es mi deber hacer un llamado de atención a quienes reciben las denuncias.

Un manual para enfrentar el acoso no basta, la proactividad inmediata es clave para frenar la sensación de angustia que enfrentan las mujeres que piden ayuda y también es el camino correcto para abrir paso a una investigación interna o judicial, que permita esclarecer hechos tan delicados como el acoso sexual que, en cualquier circunstancia, implica graves consecuencias para las víctimas.


El contenido expresado en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no representa necesariamente la visión ni línea editorial de Poder y Liderazgo.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com