Marco Antonio Díaz: “Todos debemos ser parte del proceso de regionalización, es un acto de justicia”

0

En el programa streaming #LaEntrevistacon… de Poderyliderazgo.cl, el ex Intendente y pre candidato a Gobernador Regional por Antofagasta, abordó los desafíos que implicará la descentralización, donde sostiene que las regiones “necesitan cambiar el modelo actual, y desde ahí construir una nueva mirada y un nuevo trato”


En octubre de 2019, Marco Antonio Díaz, renunció a su cargo de Intendente Regional de Antofagasta para iniciar su trabajo para llegar a ser Gobernador Regional por la misma zona. Sobre las motivaciones que lo llevaron a tomar esta decisión y sobre los ejes de su programa, entre otros importantes temas, conversó el pre candidato de Renovación Nacional, en el programa streaming #LaEntrevistacon de Poderyliderazgo.cl

El abogado de la Universidad Católica del Norte y Magister en Administración de Negocios, parte sosteniendo que “ya hay una ganancia en tener el espacio de poder elegir a los Gobernadores Regionales porque ha habido un burdo intento por seguir postergando a las regiones y sus elecciones democráticas, pero también ha habido fuerza importante para no permitir que se siga sin escuchar a las regiones”.

Ante la pregunta sobre ¿Cuál es la principal motivación de Marco Antonio Díaz para asumir un liderazgo de este tipo?, considerando toda la incertidumbre que hay atrás, pues el cargo viene medio cojo…

Responde claro y señala “Yo sería más drástico no sé si viene medio cojo o cojo entero, y ahí está mi motivación, yo soy regionalista y esta no es una batalla de personalismos, esto no es para un hombre o una mujer, es para un colectivo ciudadano, que tiene algunos rostros, liderazgos que pretenden encausar este proceso. Y es ahí donde está mi desafío, el ser parte de una historia donde deben escribirse las mejores páginas de este país; páginas donde la descentralización ocupa un lugar central en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de regiones”.

Y acota “poder participar de ese proceso es una motivación que no vamos a encontrar en otro momento de la historia y para el que yo he dicho que estoy disponible, estoy dispuesto y para llegar ahí he tomado las decisiones complejas que se requieren”.


Y una de esas decisiones fue renunciar, decisión que por algunos fue criticada y se lo hicieron saber, indicando que renunció en medio del estallido social para emprender este camino…

“Básicamente algunas observaciones: lamentar la imprecisión de algunos, porque los que conocen, los que leyeron la prensa, saben que mi renuncia se materializó con anterioridad al 18 de octubre y de los lamentables hechos que se produjeron en Santiago y Antofagasta. Y con la mano en el corazón, si había quienes pueden decir que sabían lo que se venía no hay muchos, y segundo, estoy consciente de la decisión que tomé. Serví un año y medio en modelo centralista, pero renuncié en la esperanza de escribir las páginas de la descentralización”.


Como Gobernador ¿Cuáles serían las primeras acciones que tú impulsarías de llegar a ocupar la Gobernación Regional de Antofagasta?

“Primero hay que lidiar con una cultura centralista de 200 años y en ese contexto, el primer gran desafío, en esta que no es una carrera de llanero solitario, es aglutinar las fuerzas regionales, reunidas en todos los Gobernadores Regionales; primero en los del norte pero también con los del sur porque si gestionamos separados, créanme que no vamos a tener la fuerza suficiente para llevar adelante los desafíos de futuro de este proceso”.

“Una vez articulados -continúa- a nivel macro zonal o nacional comenzará aquella etapa más dura del proceso que es el cambiar el paradigma de la discusión nacional que es estar entrampados en 1, 2 o 5 competencias transferidas, eso me huele a mendigar competencias y facultades, aquí el cambio tiene que ser mucho más profundo y radical, aquí no se trata de discutir el traspaso de transferencias, sino que de discutir la autonomía de los territorios. Y como vamos a tener a tener un proceso constituyente en paralelo, yo digo, por qué no hablar de gobiernos autónomos de federalismo, simplemente como pregunta, porqué temerle a esa discusión”.

“Otro desafío que menciona es la necesidad de “unidos ir detrás de conseguir espacios reales de autonomía real, fiscal, administrativa y política sobre todo; porque para administrar las cosas como están mejor llamen a otro, para eso no estoy interesado; yo estoy interesado en cambiar el modelo actual, y desde ahí construir una nueva mirada y un nuevo trato para las regiones”.


Reales facultades

Sobre las reales posibilidades de decisión de los intendentes en relación a las necesidades de la Región que lideran, Marco Antonio Díaz, sostiene que “hay que hacer una crítica a quienes somos las elites de la discusión y asumir que debemos dejar de mirarnos el ombligo y comprender que hemos sido capaces de permear este relato de descentralización en beneficios concretos para la población; el mea culpa de no llevar a la práctica la descentralización”.

Y ejemplifica, señalando que “durante esta pandemia cruzábamos los dedos y esperábamos los días miércoles para saber lo que nos decía el subsecretario -a miles de kilómetros- sobre si avanzábamos o retrocedíamos en nuestros territorios, mientras nuestras familias se enfermaban u otras perdían a uno de los suyos. Con una figura como la del Intendente no puede ser de otra forma. Con el Gobernador Regional, la persona que asume este desafío debe estar dispuesto a transgredir, y soy muy responsable en decirlo,  transgredir esos límites para ir corriendo el cerco hacia lo necesario. Y es que cuando uno tiene  más del 40% de votación de su región no puede quedarse, simplemente, en lo que dice una ley, sino que tiene que ir a generar las condiciones para que ese nuevo marco normativo, ese nuevo conjunto de leyes que se debe dictar dé, el ancho que se necesita”.

También indica que la ciudadanía deberá llevar una “contabilidad mucho más rigurosa del actuar de sus autoridades; hoy le pueden decir vaya a reclamar a La Moneda o a Teatinos, pero mañana, los que asuman, deben estar preparados para rendir cuentas de lo que haga. Estar disponibles para asumir grandes consecuencias en caso de usar mal los recursos entregados o de transgredir las facultades que le son conferidas”.


¿Por qué hay tanta resistencia para entregar autonomía a las regiones?, Todos se dicen regionalistas, pero a la hora de la verdad dicen que faltan las facultades…

“Cuando se habla de este clima centralista que torpedea el camino autónomo se juzga desde la soberbia; se habla de la falta de capacidades en las regiones; se dice que no están disponibles los equipos técnicos, y yo pregunto: ¿qué también lo están haciendo a nivel central? Si aquí el patrimonio de la inteligencia y la no inteligencia está en todo el país”.

“La descentralización requiere Ley de Rentas Regionales y tiene que ir de la mano de mayores penas –y de penas de cárcel- para quienes mal usen los caudales públicos. Este proceso no es más fácil porque el poder no se regala, hay que ir por él, hacerse de él, cuidarlo y mantenerlo y hacerlo crecer en la medida de lo posible. Y en ello, las alianzas macro regionales serán esenciales, así como sumar un caudal ciudadano que pueda ir a golpear la mesa. También habrá que realizar para diplomacia con nuestros vecinos internacionales”.


¿Ve al ciudadano común y corriente entendiendo a cabalidad este proceso de elección de gobernadores regionales?

“Todavía no, pero insisto en el mea culpa de los actores que debemos llevar adelante este relato. He participado en varias reuniones y cuando uno le a los vecinos  que las decisiones en materia de vivienda se adoptan no en la Región, sino que en Santiago, para ellos resulta extraño.  Y de eso se trata, pues  si quiero tener 3 hospitales  en la Región de Antofagasta,  no puede ser la excusa de la red de salud la respuesta. Por ejemplo, San Pedro de Ataca reclama un hospital porque es una zona altamente turística que conecta con el noreste argentino;  Mejillones tiene su hospital  en zona de inundación y Taltal viene con un crecimiento demográfico importante; y entonces, porque la respuesta tiene que ser que no podemos contar con estos hospitales porque ‘ya tienes dos hospitales regionales en Antofagasta y Calama que sirven a la red de manera importante’.

“Los altos índices de cáncer en nuestras regiones porque no nos permiten ser un macro referente a nivel nacional e internacional, y que si necesitamos más recursos no le vamos a pedir a nadie, que dejen ponerme de acuerdo con mis Consejeros Regionales y si queremos invertir en esa línea, que podamos hacerlo. Cuando uno comienza a concertar estos pequeños temas y los personifica en la persona del Gobernador Regional a la gente le hace mucho sentido”-

En este mea culpa que usted menciona sobre la descentralización, ¿qué tanta responsabilidad tendrán los parlamentarios y los alcaldes a la hora de pasar de una gobernanza vertical a una horizontal?

“Me gusta hablar de un concepto que se ha ido acuñando que es un “ecosistema relacional” y si alguien es parte de este ecosistema tiene algo que decir en este macro engranaje, pues aglutinar voluntades es esencial y el sensor de aquella gestión tiene que ser la ciudadanía que los elige y les da su voto. Y ahí, hay una oportunidad y una crítica. La crítica es a la democracia representativa que hasta ahora hemos conocido, pero también es una oportunidad porque se abre un espacio a la democracia representativa. Es la oportunidad para que la ciudadanía se re encante;  es la gran oportunidad  para que los   parlamentarios se acerquen a los territorios y trabajen de la mano con los ciudadanos, los alcaldes, los equipos técnicos. Asimismo, las autoridades centrales no pueden seguir anclados al sistema que los vio nacer”.

Ejes e identidad

Ante la consulta sobre los principales ejes de su propuesta de programa como Gobernador Regional, responde que “se centran en cuatro áreas temáticas: descentralización, desarrollo y empleo, salud y educación”.


¿Cómo se le otorga identidad valorada y reconocida a nivel nacional como internacional, a una Región tan diversa?

“Creo que si hay algo que nos sobra es la identidad; partimos desde el norte con culturas milenarias: quechuas, aimaras, changos.  En un sola región tenemos este potpurrí  y le sumamos que no cualquiera le gana al desierto más árido del mundo del mundo y en esta región están los hombres y mujeres que se levantan a ganarle a ese desierto.

“Asimismo, somos uno de los tres destinos principales del país en turismo,  pero también sabemos que la crítica es que nos falta avanzar en calidad de vida por temas en materia medioambiental, por personas que se nos mueren de silicosis, por personas que llevan en su piel señales y signos del arsénico,  por nuestros porcentajes de áreas verdes que distan mucho de lo mínimo. Y aunque en educación hemos avanzando, podemos seguir construyendo para Tocopilla, para Calama, para que los niños de los pueblos del interior de la región, no tengan que vivir, en octavo año básico, el drama de irse de su tierra e irse a estudiar a otros establecimientos”.

“Tenemos que combatir la conmutación, conseguir que contraten gente de nuestra región, y no estoy mendigando, yo estoy demostrando con números -y así le digo a las empresas- ‘usted va a mejorar sus números si invierte en el capital local, en empresas y mano de obra de la zona. Y si no están capacitados trabajemos con centros de formación y universidades en un foco común. Hoy, en la Estrategia de Desarrollo Regional, que empieza redactarse, aparece comuna oportunidad para destacar esa identidad, respirar y sentirnos orgullosos”.


El sector privado también sufre de centralismo, ¿Qué rol cree que deben tomar de acuerdo a este paradigma de gobernanza regional?

“Oficinas centrales en Antofagasta o en cualquier punto de la región, y quiero pensar que nadie se los ha dicho, pero mañana con una autoridad que no dependerá del nivel central, sino de la ciudadanía, ese rayado de cancha tiene que ir y que les diga: aquí las reglas son estas”.

“Se debe dinamizar la economía con todo el consumo que traería ese ingreso de capitales y que se pagan con el esfuerzo de esta región; cuando hay una negociación colectiva en mi región las automotoras de La Serena se ponen felices, pero dinamizar nuestros almacenes, nuestro comercio local teniendo un flujo circulante mayor, no ocurre, y no tiene que ser así. Tienen que tener sus oficinas centrales y sus ejecutivos acá”.

“Y no es solo por lo económico, quiero evitar la fuga de conocimiento, la expertiz que se genera por estar en la región minera, energética y astronómica por excelencia, se debe quedar acá; que los ejecutivos hagan clases en las universidades locales, encontrarnos con los ejecutivos de las empresas en la cotidianeidad y conversar”.

Marco Antonio Díaz también aborda la necesidad de sumar  a la contratación de mano de obra local,  el trabajar con las  Pymes locales, “y no es regalo, económicamente, es lo que  corresponde; por ello es necesaria la ley de fomento productivo, el estatuto de fomento productivo, para nivelar la cancha a nuestras Pymes y que puedan competir con cualquier empresa de Santiago, que hacen economías de escala y después explotan al empresario local a costa de sus utilidades, porque así funciona el sistema”.


¿Y cómo evitamos el intracentralismo, ¿Cómo evitar que las provincias, las comunas de la región queden a merced de Antofagasta?

“Salir, salir y salir a terreno, no es el tiempo de profesionales de oficina. El contacto ciudadano es donde se enriquece la autoridad. Si hay algo que fue parte del sello de mi gestión como Intendente, fue abrir las puertas del Gobierno Regional para salir a terreno a dar soluciones en terreno, pero también para que la ciudadanía venga, directamente, a plantear sus necesidades. Ese es un factor clave, sino se convierte en el mismo mal que estamos combatiendo, pero a nivel regional, y yo creo que en una región tan variopinta se requieren atenciones distintas”.

“Las decisiones se deben tomar en el territorio, e incorporar a los alcaldes en esta toma de decisiones, hay que liderar esfuerzos mancomunados.  Los alcaldes son los que están mejor sintonizados con la ciudadanía, así lo demostraron en la pandemia”.

“Este desafío no es de una persona, sino de todos quienes vivimos en región y es un acto de justicia y dignidad hacerlo. Voten en conciencia y no permitan que exista que exista un año más donde las decisiones se tomen en un nivel central, sino los hijos y los nietos no van a interpelar y pedir respuestas”.


Revisa la entrevista completa aquí


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com