Ana del Valle, la primera cirujana de trauma del país: “En el sector público está el trauma real”

0

En el sector salud de la Región de O’Higgins tienen todo listo para recibir a Ana del Valle Maureira, porque en pocos días comenzará a trabajar en el Hospital Regional de Rancagua, siendo ella la primera cirujana de trauma que existe en el país. Pudo elegir irse a la capital, ser parte de una renombrada clínica o quizá hasta quedarse en el extranjero, pero no, la doctora eligió una región y nada menos que para desempeñarse en el sector público


En Poder y Liderazgo destacamos cada semana a personas que marcan la diferencia, y esta doctora sin duda lo hará en  O’Higgins, donde proyecta entregar sus conocimientos y la experticia adquirida en la especialización que realizó en Cali, Colombia y de la cual acaba de retornar hace un par de semanas.

Actualmente existen en Chile sólo 3 cirujanos especialistas en trauma, siendo ella la primera mujer y la única que se desempeñará en el sector público.

Ana Del Valle es una chillaneja de nacimiento, simpática, sonriente, con una alegría que contagia, quien desde pequeña no sólo quiso ser médico, sino que “siempre quise ser cirujana, mi visión, mi objetivo era ser cirujano en la vida”, lo que logró con sólo 28 años, luego que egresara de medicina en la Universidad de Concepción como alumna destacada y la Universidad de Valparaíso la reclutara de inmediato para iniciar sus estudios de especialidad.

Después de trabajar en los servicios de urgencia y como jefe de turno, los últimos de ellos en el Hospital Regional de Rancagua, surge su interés por dedicarse al área de trauma. “Me di cuenta que la forma de manejar un paciente politraumatizado, ya sea contuso o por heridas penetrantes no era la ideal y que había muchas falencias y al mismo tiempo me di cuenta que tenía una facilidad y una tranquilidad especial para esa clase de pacientes y allí nació la pasión por ser cirujano de trauma”.


De Rancagua a Cali

Su especialidad la realizó en la Universidad del Valle en Cali, Colombia “que es la única parte en Latinoamérica en que se está realizando el Fellowship (programa de becados) de Trauma y es una de las universidades más importantes de Colombia, además que Cali es la zona ideal, porque es la quinta ciudad más peligrosa del mundo y aparte que están todos los carteles de drogas, las Farc, fuerzas militares y paramilitares”.


¿Cómo llega a realizar esta especialidad?

“Después de un tiempo en la urgencia, me interesé por la cirugía de Trauma y postulé a este programa. Primero hubo una selección de los postulantes, para después dar un examen escrito, una entrevista personal y había un cupo para extranjeros que fue el que me gané para realizar este programa que tuvo una duración de dos años”.


¿Orgullosa de haberlo concretado?

“La verdad es que estoy orgullosa de mí, estuve lejos de mi familia, de mi marido, lejos de todo, pero logré mi objetivo, que costó sangre, sudor, lágrimas y dinero. Imagina que me casé sólo tres semanas antes de ir a hacer la especialidad, y para la luna de miel salí de Cali al Caribe. Recién ahora voy a empezar a disfrutar la vida en pareja”.


¿Sientes apoyo de tu esposo para ejercer esta tarea tan compleja?

“Mi marido es cirujano vascular, entonces sabe cómo funcionan los turnos y la vida que uno tiene y también es un apasionado por el trauma, le gusta mucho, así que fue pleno apoyo”.

“A mí siempre me dijeron que ser cirujano y tener turnos era como incompatible con la familia y que era muy difícil, pero la verdad que se puede, depende de quien tenga uno al lado y nosotros estamos muy organizados”.


¿Por qué este interés de desempeñarse en el sector público?

 

Porque creo que allí está el trauma real, el trauma puro, el trauma quebrado y quiero aplicar lo que aprendí en el servicio público porque ese era el objetivo, es allí donde están los pacientes, allí está la trinchera”.


Proyectos para la Región

La labor que desarrollará la doctora Del Valle no sólo se concentra en la labor en el Servicio de Urgencia, sino también en diversos proyectos que espera llevar a cabo en la Región y en la formación de los residentes de emergenciología y cirugía.


¿Hacia dónde se orienta el trabajo que va a realizar en la Región de O’Higgins?

“En Chile actualmente hay poco desarrollo del trauma y el gobierno se ha comprometido a ciertas garantías de salud en el sistema GES, en lo que respecta al manejo de pacientes con lesiones graves, quemados graves y politraumatizados”.

“Aquí en la Región tenemos un gran Hospital y un equipo de gente joven trabajando en emergencias que tiene todo el punch, todo el power para lograr generar un Centro de Trauma, el primero en Chile, que es lo queremos realizar junto al Servicio de Salud”.


¿Cuál es la razón que te hizo elegir esta región?

“Porque aquí existe una alta tasa de accidentabilidad, sobre todo por la gran cantidad de carreteras que existen y tenemos un buen sistema prehospitalario (SAMU), una buena estructura, camas UCI, sistemas de apoyo y de rehabilitación de gran nivel, además de equipos que tienen las ganas de fortalecer el trabajo de trauma y contamos con dos universidades que nos apoyan”.

“Por eso, generar este centro formal de trauma es factible y las autoridades están muy entusiasmadas con el proyecto que nos permitirá atender con calidad todas las necesidades de los pacientes”.


¿Ya se está trabajando en este proyecto?

“En eso estamos. Se están generando los protocolos de atención, de coordinación prehospitalaria y trabajando con los equipos. Es claro que el cirujano de trauma y los emergenciólogos tienen que trabajar de la mano y además es necesario entrenar fuertemente a los cirujanos que trabajan en urgencias en los hospitales de mayor complejidad, para tratar precisamente con pacientes más complejos”.


Ricardo Ferrada Dávila, su mentor

 

Ana del Valle valora lo aprendido y en especial a quienes han sido parte de este aprendizaje, como el profesor Ricardo Ferrada, a quien mientras realizaba su especialidad en Cali “me encontré con el mejor cirujano de trauma, quien abrió las puertas a la cirugía de trauma y que organizó un sistema de trauma en Cali, y que es chileno y además chillanejo”.

“El profesor y doctor  Ricardo Ferrada Dávila es todo un personaje y por ello queremos que nuestro Centro de Trauma lleve su nombre, para hacerle un homenaje y que no sea el típico pago de Chile en que no reconocemos a nuestra gente. Él es valorado mundialmente como uno de los mejores cirujanos de trauma y en Chile pocos lo conocen”.


Como un aporte indiscutido para la Región de O’Higgins y el país, Ana del Valle está dispuesta a un gran desafío, pues compartirá su trabajo en el servicio público, con sus actividades en el extranjero. “Tenemos un grupo en Cali y ahora con gente de Chile, con el cual estamos haciendo publicaciones y presentando nuestros trabajos en congresos internacionales de trauma. Ahora veníamos llegando del europeo de trauma (ECTES 2018 – European Congressof Trauma & Emergency Surgery – Valencia, Spain) donde salimos dentro de los 10 mejores casos clínicos. Ahora se vienen 2 o 3 viajes más a presentar al Panamericano y al Mundial de Trauma, al Congreso Chileno como speaker y me mandaron a buscar de Cali, para apoyar allá un mes la cirugía de trauma vascular”. Una vida ajetreada y donde la clara pasión por su profesión la llevará a volar muy alto, pero como ella misma dice “desde regiones”.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com