[Opinión] La rebelión contra la extinción ha comenzado

1

Por: Manuel Baquedano M. Sociólogo de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Fundador del Instituto de Ecología Política


El lunes 15 de abril quizás sea recordado en la historia de nuestra actual civilización como el día en que ocurrieron dos hechos capaces de marcar nuestro futuro. El primero, el incendio de la Catedral de Notre Dame en Francia y el  segundo, el comienzo de la rebelión planetaria (de forma simultánea en 45 países) contra la extinción de la especie humana y demás especies vivas que habitan nuestro planeta.

Esta rebelión pacífica que apela a la desobediencia activa no violenta (inspirada en Gandhi y en Luther King) y que exige a los Estados establecer la “urgencia climática”, mantuvo paralizada la ciudad de Londres por casi una semana. Fue tal la magnitud de la protesta que alrededor de mil personas fueron encarceladas. Además, durante estos días fueron paralizadas estaciones ferroviarias en Alemania, se bloquearon pacíficamente varios parlamentos europeos, las sedes de Shell en Holanda y la de Repsol en España y edificios importantes como la Corte Internacional de Justicia en La Haya, entre otros.

De esta forma, el movimiento Rebelión contra la Extinción hizo su demostración de fuerza y redobló la apuesta al amenazar con la paralización de la sociedad planetaria en unos cuatro o cinco años hasta desplazar del poder a toda la elite política y económica (de izquierda o de derecha) que gobierna el planeta y que no está dispuesta a enfrentar seriamente el cambio climático.

Además, en todos los escenarios donde se realizaron acciones de protestas no violentas, los activistas también solicitaron que sea reconocido el ecocidio como un delito internacional que debería ser juzgado.

Entonces, desde nuestra perspectiva, con la entrada en escena de este nuevo movimiento planetario conformado por activistas ambientales y sociales, científicos e intelectuales, jóvenes y adultos mayores, se termina de configurar la triada ciudadana que enfrentará el cambio climático desde las bases de la sociedad. Esa triada incluye el movimiento de los escolares que inspira Greta Thunberg y el movimiento feminista que apunta contra el sistema patriarcal como el causante de la crisis climática.

De esta forma, el nuevo escenario internacional  para enfrentar el cambio climático tiene dos visiones contrapuestas. Por un lado, al establishment que quiere mantener el actual sistema económico y que frente al cambio climático y la menor gobernancia mundial planea llevar adelante acciones “de arriba hacia abajo” aunque eso implique establecer regímenes autoritarios. Y por otro lado, los movimientos que provienen de las bases mismas de la sociedad que, además de estar inmersos en acciones de contención a los desgastes ambientales y sociales, están convencidos de que debe cambiar el actual modelo económico y político para evitar la catástrofe y la extinción.

Los científicos de 197 países convocados por la ONU y reunidos en torno al IPCC, ya dieron su veredicto en octubre de 2018. Los científicos dijeron que tenemos hasta el año 2030 para detener el aumento de la temperatura en 1,5 grados sobre lo normal si no queremos llegar al punto de no retorno en materia climática y convertir al planeta en una “tierra de invernadero”.

Ante semejante amenaza y frente al actual escenario, consideramos que si la elite económica y política mundial no hace las transformaciones necesarias para detener el cambio climático, los ciudadanos tienen todo el derecho de rebelarse para evitar la catástrofe y la extinción.

Como faltan sólo once años para llegar a esa fatídica fecha y aún no se muestra urgencia por el tema, confiamos en que la rebelión contra la extinción que ha comenzado sea capaz de crecer hasta paralizar el planeta y desplazar a la elite. Desde nuestro punto de vista, es el momento de utilizar el freno de emergencia o prepararnos para el choque.


El contenido expresado en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no representa necesariamente la visión ni línea editorial de Poder y Liderazgo.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

1 Comentario

  1. Querido Manuel, excelente texto, motivador y pleno de la urgencia que nos embarga como especie dominante y gestora de la catastrofe.

    Para enfrentar el desafío se requiere liderazgo, encadenar coordinadamente los esfuerzos para generar la sinergia necesaria. Es urgente hacer realidad el Principio de la Unicidad: del todo en el uno y el uno en el todo. Eso no será posible si previamente no superamos las divisiones del pasado, la fractura política que aún se encuentra abierta en nuestra sociedad y que constituye una verdadera tara que limita las sinergias necesarias.

    Si pensamos que las amenazas son reales es necesario confrontar a la elite económica y política para impulsar las transformaciones para enfrentar el cambio climático. Antes de la Rebelión, por muy pacífica que se quiera implementar, es necesario obligar a la toma de consciencia de la catástrofe que hemos generado (TODOS) por acción u omisión. Toda acción genera una reacción, no será simple eliminar el poder de los causantes de la catástrofe que cruzan muchos espectros. El tiempo apremia y también acciones mancomunadas. Te ofrezco mi colaboración, compromiso y convicción. Y, como siempre mi invariable amistad. Coordinemos.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com