[Opinión] La alimentación en tiempos de pandemia

0

Por: Paz Olivares V. Encargada de Calidad en Casinos River SpA


A casi cuatro meses de instaurada esta nueva forma de vivir en nuestro país, la alimentación se ha visto afectada producto de las diversas labores que se deben cumplir en menor tiempo y, en ocasiones, debido a los pocos recursos con los que se cuenta.

El coronavirus modificó nuestros hábitos y nos obligó a quedarnos en casa, situación que trae consigo un gasto energético menor, ya que la rutina diaria no es realizada con la debida normalidad existiendo. por lo tanto, menores actividades extraprogramáticas.

Además, se deben asignar los factores emocionales, puesto que muchas personas regularizan sus emociones, estrés y preocupaciones con la alimentación, debido a que la comida actúa como tranquilizador natural lo que podría llevar a un aumento del peso, en donde generalmente se consumen alimentos ricos en grasas y azúcares.

El papel que juega la alimentación en esta pandemia es de suma importancia, teniendo en cuenta que la comida es para comerla y disfrutarla, pero se debe diferenciar si se está comiendo por hambre real o se está mezclando las emociones con la alimentación.

Pero, ¿cómo hacer para identificar si estamos ante hambre real o hambre emocional? Hay que partir por cuestionarse si ese deseo aparece de forma paulatina o de forma repentina, donde la pregunta clave es si se come cualquier alimento o debe comer ese alimento en específico que se desea, lo que generalmente es alto en calorías.

A esto súmese la cuestión: ¿Una vez consumido el alimento queda saciado y no sigue comiendo o siente la necesidad de seguir comiendo lo que desea? Si la respuesta aparece de forma imprevista, es un alimento en específico y se siente la necesidad de seguir comiendo dicho alimento, entonces cabe señalar que no es hambre real.

La mayoría de los problemas mencionados anteriormente se presentan como un estado emocional, por lo que hablar de un alimento en específico para solucionar el problema no es apropiado, pero sí se puede hacer recomendaciones que ayuden a sobrellevar mejor esta cuarentena, aportando a la disminución de estos estados, como son:

Establecer horarios de comida y no saltarlos: Con cuatro comidas principales (desayuno, almuerzo, once y cena), más una o dos colaciones saludables para evitar excesos de comida.

Seleccionar alimentos saludables: Consumir variedad de alimentos, evitando en especial consumir altos en calorías y azúcares. Respecto a las grasas saturadas hay que poner atención a los sellos negros señalados por el MINSAL, prefiriendo frutas, verduras, legumbres, carnes magras, entre otros. Hay que evitar frituras, grasas saturadas, para provocar que no se aprovechen los beneficios de los alimentos en sus estados naturales. Esto no quiere decir que nunca se podrá consumir un chocolate, un trozo de torta, unas papas fritas, por ejemplo. Si existe antojo o se desea dar un gusto de vez en cuando, está bien, pero no puede ser a destajo, se debe respetar la porción señalada en cada etiquetado de los alimentos.

Preferir alimentos que generen mayor saciedad, los que se encuentran en alimentos con fuente de fibra como avena, alimentos integrales, legumbres, frutas y verduras, proteínas encontradas principalmente en el pollo, pavo, pescado, carne de vacuno magra, huevo, frutos secos, leche, entre otros.

Concentrarse en lo que se come: normalmente la gente está distraída al momento de alimentarse, ingieren mayor cantidad de alimento, ya que no hay sensación de saciedad, razón por lo que se recomienda no comer mirando la televisión o frente a un computador.

Tomar agua: Evitar bebidas gaseosas o azucaradas y preferir agua. Se recomienda al menos dos litros de agua diarios ya que además de hidratar, ayuda al correcto funcionamiento del organismo, que se traduce en una mayor saciedad. Se puede elaborar en casa aguas saborizadas con naranja, limón o alguna verdura para darle un mayor plus al agua.

Horas de sueño: Se recomienda dormir al menos ocho horas diarias, ya que en este periodo de pandemia muchas personas presentan insomnio y cuando las horas de sueño son insuficientes normalmente se tiende a tener más apetito que lo habitual. Los alimentos con buena fuente de vitamina B ayudan a conciliar el sueño, estos nutrientes se encuentran en los alimentos mencionados anteriormente.

Es por esto que debemos aprender a seleccionar los alimentos que consumimos, establecer hábitos de alimentación consciente, para así poder sobrellevar de mejor manera el confinamiento que se está viviendo en el país y el mundo entero.

Una vez más la expresión “La alimentación es la base de una vida saludable” cobra mayor realidad en este convulsionado panorama que estamos viviendo.


El contenido expresado en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no representa necesariamente la visión ni línea editorial de Poder y Liderazgo.

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com