Curumi, una empresa dedicada a la fabricación de juegos 100% inclusivos

0

Germán Moreno, impulsor de la iniciativa, busca crear un ambiente que genere comunidad e inclusión entre todos los niños, con distintas habilidades físicas y capacidades cognitivas, así como con diversos niveles sensoriales y percepciones de riesgo


El pasado 2 de abril se conmemoró mundialmente la concientización sobre el TEA (Trastorno del Espectro Autista). En Chile, aproximadamente 19.000 niños y adolescentes padecen este trastorno. Sin embargo, pese a que la ley obliga a que los lugares públicos sean inclusivos, las plazas del país no fomentan la interacción con los pares porque no están adaptadas para todos.

Según la Ley, estas áreas están obligadas a tener juegos inclusivos infantiles no mecanizados para personas en situación de discapacidad física, cognitiva o sensorial. Con ello, se busca lograr una comunidad cohesionada e inclusiva desde la infancia, entregando un espacio donde todos se sientan cómodos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Sin embargo, la experiencia de Germán Moreno fue distinta, se dio cuenta que su hijo a diferencia de la hermana rechazaba ir a la plaza. Conversando con otros padres – que tenían hijos en situación de discapacidad – se dio cuenta que los juegos infantiles no eran adecuados para todos los niños y por su formación como constructor civil comenzó a buscar proveedores de juegos inclusivos y como el mercado no tenía, los diseñó y la Municipalidad de La Reina instaló el primer juego inclusivo del país.

Así, nació Curumi, una empresa dedicada a la fabricación de juegos 100% inclusivos. Su objetivo es crear un ambiente que genere comunidad e inclusión entre todos los niños, con distintas habilidades físicas y capacidades cognitivas, así como con diversos niveles sensoriales y percepciones de riesgo disponiendo de estímulos y desafíos dentro del área de juego.

La principal forma de aprendizaje de los niños es a través del juego, ya que a través de él aprende a tomar decisiones, resolver problemas, seguir reglas. El juego forma parte fundamental del desarrollo integral de los niños. Por medio de éste, el niño no solo aprende a desarrollar la imaginación, el seguimiento de reglas y la espera de turnos, sino también, otras habilidades como la interacción y comunicación social, la organización, y la tolerancia a la frustración.

De esta manera, Germán siente que está ayudando a generar puntos de encuentro entre los niños, porque son juegos que favorecen la inclusión, no son para niños discapacitados, son un espacio donde puedan jugar juntos niños y niñas independiente de si son autistas, hiperactivos o no.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: