Braulio Guzmán: “Tenemos la posibilidad de cambiar la historia de la educación media técnico profesional de la región”

0

El Gerente General de la Corporación Pro O’Higgins conversó en detalle con Poderyliderazgo.cl sobre el trabajo que realizarán junto a los liceos, las empresas y los centros de educación técnica superior de la región de O´Higgins para lograr mejorar la formación de los jóvenes que optan por una carrera de nivel técnico


“Nosotros no queremos que este sea otro intento más por mejorar la educación de nuestros jóvenes, queremos que esta red sea memorable, y para eso nos pusimos de acuerdo con las empresas, los liceos técnico – profesionales, los centros de formación técnica superior, entre otras instituciones y poder lograr cambios sustantivos”, sostiene entusiasmado el ejecutivo empresarial a la hora de referirse al reciente convenio de colaboración que su entidad suscribió con la Seremi de Educación, el Sence y las instituciones de educación superior, resaltando que “el Programa Interdisciplinario de Investigaciones en Educación y la Red Futuro Técnico implicará beneficios sociales y productivos para la zona”.


¿Cuál es la importancia que la Corporación Pro O’Higgins da la Educación Media Técnico Profesional en el desarrollo de la Región

“Nosotros hemos evaluado que la Educación Media Técnico – Profesional es gravitante para el desarrollo de la Región de O´Higgins. Primero, porque allí se está formando el potencial de la fuerza laboral de las empresas, y por lo tanto, es un recurso que hay que cultivar. Fortalecer la calidad de la educación media técnico profesional es prioridad para las empresas socias de la Corporación”.

“Por ello, el Convenio representa un acto sincero y comprometido de jugársela por esta posibilidad, por la posibilidad que tenemos -a través de una red- de cambiar la historia de la educación media técnico profesional en la Región de O’Higgins”.

¿Cuáles son las principales brechas que ustedes logran detectar para alcanzar un potenciamiento de la educación media técnico profesional en la zona?

“Hay varias aristas, la primera tiene que ver con establecer un ecosistema de interrelaciones institucionales para articular la formación técnico profesional. Para ello, se deben establecer interrelaciones entre las empresas, los establecimientos educacionales y los centros académicos de educación superior técnico profesional para desarrollar itinerarios de formación técnica que sean pertinentes y actualizados a la actividad productiva de la Región”.


Y en este sentido, ¿Cuál es la realidad actual?, ¿Hay avances?

“Bueno hay pequeños intentos, hay empresas que están más vinculadas con los establecimientos de educación, hay otras empresas que están disponibles para establecer relaciones con todos los establecimientos de educación técnico profesional, hay establecimientos que se relacionan con empresas y otros no. Es decir, no hay un estándar donde pudiéramos decir este es el nivel de relacionamiento de los establecimientos y las empresas y la educación superior que queremos tener”.

“Y entendemos que para que esto ocurra, los actores de esta red deben reunirse y hacer actos de acuerdo sobre el cumplimiento de ciertos estándares de relacionamiento en función de ciertos objetivos que la educación media técnico profesional requiere para alcanzar una articulación que sea efectiva y, por lo tanto, brinde la posibilidad de avanzar, de desarrollarse para dar una mejor educación a los estudiantes”.


¿Qué se está haciendo en concreto para dar vida a este ecosistema?, ¿En qué están ustedes como Corporación Pro O´Higgins?

“Lo primero es integrar esta red, red que ha impulsado el Ministerio de Educación, a través de su Seremía, y que es una iniciativa que va a ser cofinanciada o apoyada -durante tres años- por el Mineduc. Entonces, lo primero estar en la red para que las empresas se vinculen a este sistema y hagan su aporte”.

“Lo segundo, es ayudar a identificar las brechas existentes y que son más bien específicas. Por ejemplo, sabemos que se declara -en un diagnóstico realizado- que solo 2/3 de los alumnos que egresan de la educación técnica medio profesional se titula, el otro tercio, abandona la educación, no encuentra una práctica, etc. Entonces, uno de los elementos es que la cercanía con las empresas y un buen seguimiento de los estudiantes, puede aumentar la retención de ellos hasta terminar el cuarto medio. Asimismo, si un porcentaje importante de los estudiantes no se titula porque no puede realizar su práctica profesional, nosotros estamos contribuyendo a elaborar, construir y poner en marcha una plataforma de gestión de prácticas profesionales en la que puedan participar por un lado, las empresas, y por otro, los establecimientos educacionales, de manera de asegurar que ningún estudiante se quede sin titularse porque no hubo demanda para su práctica profesional”.

Desde esa perspectiva, ¿Cuál ha sido la respuesta de los socios de la Corporación a este desafío?

“La comunidad de empresas socias de la Corporación Pro-O’Higgins está comprometida con este proceso. De hecho, ya estamos en conversaciones con distintos establecimientos educacionales y lo que haremos es ir uniendo los requerimientos de los establecimientos con la disponibilidad de las empresas.

“Por ejemplo, con los establecimientos que imparten carreras de minería ya estamos conversando para ir desarrollando una agenda específica para este sector educacional. Nos toca entonces levantar esos requerimientos, conversar con las empresas que demandan estudiantes de esta área y buscar cómo podemos cumplir las aspiraciones y necesidades que tienen estos establecimientos. Así, lo iremos haciendo también con las carreras de gastronomía y turismo, del área agrícola, del área metalmecánica, entre otras”.


¿Y hay plazos para cumplir estos objetivos?

“Creemos que en los próximos dos meses estaremos en los diálogos para ir nutriendo esta agenda. Por lo pronto, ya estamos trabajando en el diseño de la plataforma de gestión de práctica, y esperamos, en un par de meses, contar con  un primer diseño para la validación de los establecimientos y luego, avanzar en un prototipo para ser usado y dar la aprobación”.

“En el caso de otras iniciativas, hemos avanzado en un primer diseño de actividades de transferencia tecnológica de las empresas a los establecimientos educacionales. La idea es desarrollar una metodología para hacer esta transferencia y que en ella participen las empresas, los estudiantes y los profesores”.

“Hay otras ideas que también estamos explorando y viendo qué es posible y qué no, y una de ellas son las pasantías docentes en empresas. Es decir, son los profesores quienes van a hacer una permanencia en las empresas para empaparse de los avances tecnológicos, de las nuevas metodologías de trabajo, de nuevas aplicaciones y herramientas que se están utilizando en las diversas áreas de estudio de sus estudiantes”.

“Además, en estos tiempos de pandemia, hemos articulado, con la Fundación Carlos Slim, la oferta de más de 50 cursos para las distintas especialidades de alumnos de cuarto año medio de los liceos técnicos. La idea es aportarles a los establecimientos y que los jóvenes puedan certificarse al margen de la formación que reciben en su liceo; que puedan hacer cursos en forma autónoma y certificar. Hemos ido avanzando en ello; no es fácil, hay que ganar confianza. Sin embargo, tenemos un buen resultado hasta aquí, y por el tiempo que creemos se va a prolongar la suspensión de clases, consideramos que vamos a tener una buena oferta de cursos”.


A priori, entendiendo que están en etapa de catastro, ¿Logran determinar si se ve una sinergia entre las carreras que se dictan y lo que demandan y requieren las empresas de la zona?

“Eso requiere un análisis más fino, pero yo diría que, en general, con las especialidades partimos de la base que son pertinentes, revisando los títulos son bastantes lógicas; sin embargo, yo digo que es el currículo de formación el que requiere ciertas actualizaciones en el contenido y en las capacidades y competencias docentes”.

“Asimismo, el fortalecimiento en competencias digitales de los docentes. Eso parece ser una cuestión muy necesaria porque pensamos que en adelante la educación técnica va a tener que apoyarse en muchas competencias digitales de programación, de utilización de software, de comunicaciones, de robótica”.

“Hay ciertas herramientas que están utilizando las empresas y que pueden tener simuladores para que los profesores puedan adelantar a sus alumnos en esas tecnologías. Por ejemplo, en las carreras de administración, no hemos visto que los establecimientos educacionales estén dotados de simuladores de herramientas de gestión como los ERP y Los SAP. Ello implica que las empresas deben entrar a capacitar a los estudiantes en estas tecnologías cuando los reciben. Y creemos que sería bueno, que las empresas puedan recibir alumnos que hayan practicado en simuladores y tengan nociones sobre estos temas”.

“Y lo mismo en el área agrícola con temas como tecnologías de riego, de obtención de información para hacer planificación de cultivos. Es decir, no hay que tener miedo a incluir en el currículo las nociones de herramientas más modernas de gestión y de ejercicio profesional. Tampoco sabemos, pero imagino que los currículos no están actualizados en las carreras de mecánica automotriz en lo que se refiere, por ejemplo, a electromovilidad. A eso nos referimos con traer al currículo la realidad productiva que está ocurriendo en las empresas”.


¿Qué beneficios implica para una empresa de la Región trabajar con egresados de la enseñanza media técnico profesional?

“Hay un fin social en primer lugar. Yo creo que la empresa regional debe volver o fijar la mirada a la educación técnico profesional, primero porque el estudiante que ingresa allí aspira a tener una formación que le permita ganarse la vida; por lo tanto, representa una potente palanca de movilidad social para la Región”.

“Obtener una formación técnica en agricultura, mecánica, electrónica,  alimentación colectiva, cuidado de las personas o administración, te va a permitir trabajar en muchas áreas, en las que tienen necesidades las empresas,  y los jóvenes buscan colocarse lo antes posible en un lugar de trabajo. Entonces, esta oportunidad representa un salto social muy importante, porque a veces son la primera persona de la familia que tiene una formación profesional”.

“No olvidemos, que en esta Región, el 21% de la mano de obra ocupada no terminó el octavo año básico. Por lo tanto, que los jóvenes finalicen su enseñanza media y se titulen representa un avance que la empresa debe ayudar a conquistar. Colaborar, en términos que la población, la mano de obra ocupada, tenga mejor formación, de mejor calidad, mejores condiciones para la empleabilidad”.


¿Existen costos adicionales para las empresas?

“Está clarísimo que las empresas al apoyar este proceso están invirtiendo en su propio futuro porque estos jóvenes van a trabajar en sus empresas. Y a las firmas no les cuesta nada porque el esfuerzo lo hace el Estado, a través de sus impuestos, y del Ministerio de Educación; pero, son los establecimientos los que requieren recibir este apoyo, y quizás también esta cierta presión de parte de las empresas, para formar de mejor manera a sus estudiantes”.

“Entonces, la política pública de invertir recursos en los estudiantes de educación media técnico profesional es una inversión muy importante en lo social, pero también lo es en lo productivo, ya que para las empresas representa avanzar en la formación de capital humano con el cual pueden introducir mejores tecnologías y alcanzar mejores niveles de productividad”.


Entonces, ¿El llamado es a ambos sectores, establecimientos y empresas a generar esta articulación más cercana, más fluida?

“A todos, y al instituto profesional y al centro de formación técnica porque estos estudiantes con este “cartón” de nivel medio pueden tener un empleo en la empresa y pagarse los estudios en la enseñanza técnica de nivel superior. Por lo tanto, estamos cimentando que el estudiante haga una carrera profesional, primero en el liceo y luego, en el CFT y en el IP”.

Es decir, ganan los estudiantes, los establecimientos educacionales, las empresas y los territorios en términos de capital humano…

“Exactamente, porque es allí donde se construyen los itinerarios formativos, itinerario donde los jóvenes -desde los 14 o 15 años- tienen contacto con la empresa, desarrollan cierto compromiso y cercanía con la firma y empiezan a entender sus códigos de disciplina, de seguridad, de cuidado del medioambiente. Lo que, tras la práctica podría ir acompañado de trabajo, posibilidad que implica que el joven empleado pueda continuar sus estudios superiores. Por ello es que hemos vinculado a los representantes de la educación superior en esta red”.

“Un dato importante que aporta el Gerente de Pro O’Higgins es que la matrícula regional de 3° y 4° medio en enseñanza técnica profesional representa el 58% del total, es decir, más de la mitad de los jóvenes de la Región está en un liceo TP. Entonces, no hay nada para desmentir la importancia, la trascendencia que tiene para la Región de O’Higgins, fortalecer la enseñanza media técnico profesional”.


En este contexto, ¿Cuáles son, a su juicio, las expectativas sobre el rol que debe jugar el futuro Centro de Formación Técnica Profesional del Estado?, Centro que hoy está en etapa de creación al alero de la Universidad de O’Higgins

“Que ese centro de formación técnica sea un aporte a la creación de los itinerarios formativos. Yo entiendo que el diseño de este CFT estatal se ha hecho con el cuidado de llenar los espacios que faltan; de generar la oferta que no está disponible, por las razones que sea, porque no es rentable para un CFT, pero para el Estado, socialmente, debe ser rentable. Un CFT estatal debe ser, necesariamente, un aporte como lo está siendo la Universidad de O’Higgins”.


Finalmente, ¿Cuál es el llamado a las empresas socias de la Corporación Pro O’Higgins, a la comunidad empresarial y a los establecimientos educacionales?

“Primero que nada, es pedirles a todas las empresas de la Región que miren con aprecio, que miren como posibilidad, la cercanía con los establecimientos de formación técnica; porque hay muchas cosas que ocurren, día a día en las empresas, y que son una oportunidad de aprendizaje para los estudiantes de la educación técnico profesional. Y eso, que ocurre todos los días en las empresas, es lo que les pedimos que pongan a disposición de los establecimientos educacionales para que los alumnos aprendan”.

“Por otro lado, a los establecimientos de educación técnico profesional les decimos que sus profesores y sus estudiantes son, absolutamente, imprescindibles para mejorar la educación media técnico profesional. Por lo tanto, son actores centrales y les pedimos que hagan un acto de confianza en esta red y en las empresas y les invitamos a que se sienten a hacer mesas de conversación, de diseño, de posibilidades de construir una relación cotidiana con las empresas y los centros de educación superior”.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com