[Opinión] GROWTH MANAGEMENT… “Crecer en el cambio”

0

Por: Ignacio Bernabé. Presidente de The Growth Management® Science, Co


¿Cómo en un entorno cada vez más global, complejo y dinámico, personas y organizaciones puedemos crecer de un modo más saludable, competitivo y sostenible para generar un mayor valor económico y social?. Las investigaciones y experiencias prácticas realizadas durante los últimos 20 años en el marco del Growth Management, han anticipado y dado respuesta a esta necesidad, permitiendo desarrollar un modelo y una metodología práctica que ya aplican con éxito, líderes y profesionales en empresas de más de 20 países del mundo. ¿Cuál es el enfoque?

El dinamismo del entorno

Previo a la anterior crisis global iniciada en 2007, ya definí el entorno que se estaba desarrollando como de “oceánico”, por sus especiales características: global, cambiante, sobrecomunicado, sobrerelacionado, sobredimensionado, tremendamente complejo y más competitivo que nunca. Un entorno que no iba a cambiar, advertía por aquel entonces, en cuanto a su dinamismo creciente, y que nos iba a obligar a todos (personas y organizaciones) a tener que permanecer en un estado constante de cambio.

El movimiento inteligente y la capacidad dinámica

 La constatación de esta realidad, nos debería llevar a comprender y aceptar definitivamente que el cambio ha dejado de ser un fenómeno circunstancial o periódico para convertirse en un elemento estable en toda regla. Todo lo cual significa que la capacidad de adaptación que nos ha ayudado a afrontar los cambios cuando se hizo necesario, ya no es suficiente, pues ahora vivimos y vamos a seguir viviendo literalmente en el cambio.

La situación actual creada por la pandemia, no es más que un indicador fehaciente de lo que puede llegar a ocurrir en un contexto en el que constantemente nos podemos llegar a ver superados. Por todo ello, ahora tenemos que ir más allá y aprender a crecer inteligentemente, manejando el cambio de manera estratégica y desde un enfoque de oportunidad, algo que podemos hacer aprovechando dinámicamente toda su energía, tal y como un surfista hace con las olas.

Se trata de manejar a nuestro favor todo su potencial cinético, para evolucionar en el entorno con la máxima eficacia y con el mínimo coste. Es lo que definí como movimiento inteligente, la forma más hábil y provechosa de desarrollar nuestra capacidad dinámica, la que nos pone y nos mantiene en movimiento. La que nos permite expresarnos, relacionarnos y crecer del mejor modo posible en nuestra relación con el entorno (El Gran Equipo, LID 2011).

La integración estratégica del cambio como ventaja competitiva

 Estamos por tanto ante el apasionante desafío de crecer, no desde la gestión del cambio, cuyo alcance ahora queda limitado, sino desde la integración estratégica y definitiva del cambio en nuestras vidas y en las vidas de nuestras organizaciones, todo lo cual requiere desarrollar una nueva visión y competencias que nos impulsen a lograr a través de este una mayor ventaja competitiva. 


La respuesta del Growth Management

En este sentido el Growth Management se ha anticipado, desarrollándose como modelo y metodología práctica.

Como modelo aporta una visión Capital-Humanista de la empresa, enfocada a potenciar su crecimiento de un modo más saludable, competitivo y sostenible, a partir de la mejora del compromiso, la competencia y la felicidad de sus profesionales. Se trata de lograr un mayor beneficio económico y social, de un modo más responsable, equilibrado y eficaz.

Y como metodología, aporta a los líderes un lenguaje del crecimiento, así como modelos estratégicos y herramientas prácticas que estos, transformándose en auténticos Growth Managers, ponen en valor a través de 4 nuevos roles y competencias, todo lo cual desarrollaré en próximos artículos.

Una nueva forma de management que maneja la relación causal entre dos conceptos clave, el de cambio y el de crecimiento, estando el primero (la herramienta) al servicio del segundo (el resultado), todo lo cual queda expresado así en su mantra: “Personas que cambian, organizaciones que crecen”.

 El cambio

La teoría clasica del Management, entiende el cambio como una trasformación organizacional que sucede con el propósito de adaptar la organización a los requerimientos del entorno en relación a los objetivos perseguidos. Peter Drucker, afinó vinculandolo a la idea del mejoramiento continuo: “Todo lo que hace una organización necesita ser mejorado sistemática y continuamente”, buscando desde el análisis interno un fluir de buenas prácticas en un círculo virtuoso de cambios. Sin embargo en cierta contradicción, a mi juicio, afirmó que uno no puede manejar el cambio, sólo puede intentar ir a la cabeza y no detrás. Liderar el cambio no es una opción, sino un mecanismo de sobrevivencia. “El cambio al final siempre llega, como los impuestos o la muerte”, ironizaba.

El enfoque de la psicología del cual el Growth Management también su nutre,  nos reporta múltiples concepciones, entre las que cabe destacar la de C.G. Jung quien define el cambio como “una transformación que tiende a la realización de todas las potencialidades del individuo protegidas en su inconsciente que no es, como para Freud, sólo el lugar de lo reprimido, sino también el depósito de posibilidades por venir”.

Por su parte el Growth Management desde su pensamiento capital-humanista, potencia la teoría clasica del Management, alineandose con la visión de mejora continua de Drucker y la del potencial humano de Jung. De este modo define el cambio como una serie de transformaciones continuas que se dan en la manera de pensar, sentir y hacer del individuo, orientadas a potenciar dinámicamente su propio crecimiento, así como el de su equipo y organización (I.Bernabé). Es desde este enfoque como lo comprende y maneja tanto teórica como metodológicamente, demostrando que el cambio es mucho más que un simple mecanismo de supervivencia, que puede ser manejado muy eficazmente cuando se integra como modus vivendi.

A diferencia del Change Management o la gestión del cambio, que entiende el cambio como un proceso de transformación empresarial integrada a nivel estratégico, cultural y organizacional, dirigido a llevar a la organización a un nuevo estadío competitivo (G.Bilancio), siendo a su vez un proceso y una competencia (T. Creasy), el Growth Management no gestiona el cambio como un proceso en sí mismo relacionado con la idea de ascender hasta un nivel superior, sino que gestiona el crecimiento mediante un proceso dinámico de integración del cambio en la vida de las personas y de las organizaciones, potenciando de manera continuada el alcance de su propia genética (visión, misión y cultura) al objeto de lograr una creciente proyección y resultados.

A este respecto cambia radicalmente el concepto, la vivencia y el proceso de cambio, porque ya no tiene principio y final, sino una continuidad. Un dinamismo que implica un crecimiento constante, muy bien encajado en el marco de lo más actualizado de la psicología positiva, la neurociencia y el desarrollo humano. Permite ir mucho más allá, como estamos logrando con éxito en empresas y universidades de EEUU (L.Novoa, Past-President ICF South Florida). Facilita que las personas y los equipos se conecten fuertemente a través de un propósito mayor que les impulsa a cambiar constantemente (J.Fajardo, Training Director LATAM Americancol).

 Cambio reactivo Vs. Cambio proactivo

 En este sentido el Growth Management distingue entre el cambio reactivo, el que sucede fundamentalmente como  método de adaptación y supervivencia. Un suceso que puntual o periódicamente manejamos como respuesta del Ser humano (o de una organización) a su necesidad de adaptación al entorno.

Y el cambio proactivo, entendido como aquel que incorporamos conscientemente como proceso dinámico a nuestra manera de ser y de vivir la vida, desde una comprensión superior de nosotros mismos, de los demás y del mundo, y no por pura adaptación o supervivencia, sino con un claro propósito de mejora constante en línea con nuestro potencial.

Es aquí donde fundamentalmente la investigación, el desarrollo y la práctica del Growth Management pone el foco: en poner sentido, consciencia y responsabilidad en el manejo estratégico y dinámico del cambio como oportunidad, algo que en las empresas se aplica revisando y redefiniendo, en la medida en que se considere necesario, su genética organizacional (visión, misión y cultura) y su modelo de liderazgo corporativo.

En conclusión

La investigación empírica en el marco del Growth Management, corrobora una vez más lo que observamos continuamente a través de la experiencia práctica. El alto impacto que podemos lograr cuando hacemos del cambio más allá de un proceso, un modo de vida. Cuando nos aplicamos de manera contínua y autónoma con sentido, consciencia y responsabilidad en nuestro propia dinámica de desarrollo. Así como el modo tan eficaz con el que los líderes pueden aprender y  facilitar en sus colaboradores el logro de un nivel superior de competencia, y el beneficio que ello genera sobre el crecimiento de las personas y de las organizaciones.


El contenido expresado en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no representa necesariamente la visión ni línea editorial de Poder y Liderazgo.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com