Esteban Valenzuela Van Treek: “Me seduce ser Gobernador Regional”

1

En entrevista exclusiva con Poder y Liderazgo, el ex alcalde de Rancagua, ex diputado y ex militante del  Mapu y el PPD, habló de la etapa de descentralización que vive el país, de sus proyectos y de su retorno al mundo político


Un largo patio, rodeado de plantas, de flores, de piedrecillas de distintos tamaños y de una armonía envidiable, se convierte en el lugar perfecto para el retiro espiritual y también para las pláticas familiares. Más adelante, una casa con estilo moderno, pero que mezcla con sobriedad distintas culturas. Ahí se respira ese no sé qué… que te dan ganas de quedarte.  Así es la casa de Esteban Valenzuela Van Treek, quien nos recibió para conversar en entrevista exclusiva de su retorno al mundo de la política y de su trabajo para impulsar el Movimiento Regionalista Verde. También de sus proyectos, de su pasado, de su presente y de la inconclusa descentralización que aun le quita el sueño.

 

Ex presidente de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización del actual Gobierno de la Presidenta Bachelet,  aún no pierde las esperanzas de que en Chile las regiones logren el lugar que merecen y necesitan. Pero vamos paso a paso, ¿qué es de este ex alcalde, ex diputado y ex PPD hoy?

Esteban Valenzuela, “Teo” para quienes lo conocen desde su infancia en Rancagua, ciudad que llegó a dirigir desde el municipio, hoy está dedicado a la docencia y a la vida académica en el Magister de Estudios Sociales y Políticos en América Latina de la Universidad Alberto Hurtado.   Nos agrega con su pausado, pero convincente hablar que  “además soy miembro de la Conferencia Episcopal, soy un cristiano socialista verde y demócrata, y me dedico a la consultoría en temas de descentralización, desarrollo, gobernanza y mayor justicia en América Latina. Asimismo, he vuelto a la actividad política apoyando a la  Federación Regionalista Verde”, nos cuenta, agregando que en lo personal “me preparo para ser abuelo. Eso es grandioso, y estamos a solo días de ello”.


¿Cuál es la diferencia entre el Teo de ayer y el de hoy?

Los amigos me dicen que sigo siendo el mismo. Siempre intelectual, siempre denso, siempre díscolo. Nunca subido por el chorro. Hay gente que toma un poco de poder y se le olvidan sus orígenes  o se envilecen. Creo que no he cambiado mucho”.

En ese sentido, Valenzuela recalca que “sigo pensando lo mismo. Hace poco le decía eso al alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, que él vive del populismo, del twitter. Yo no, pues me dediqué a los temas estructurales de la ciudad y eso no es popular pero hay que gestionar,  pensar y actuar, no puro comunicar”.


Como actor político que siempre se ha estado de una u otra forma en primera línea ¿cómo vez  el momento que vive Chile?

 

“Es raro lo de Chile. Por una parte es un momento muy bueno, hay más verdad.  Recuerdo cuando me tocó denunciar como alcalde la corrupción en el tema de la basura y algunos me acusaron de traidor y de “cuatiquero”… pues bien, hoy hay alcaldes presos por la basura”.

“Pero esencialmente hoy se vive más en la verdad, las cosas comenzaron a saberse y esa fue justamente una razón por la que me fui de la concertación, porque se supo que muchos temas no avanzaban porque estaban arreglados con los grandes grupos económicos. La desilusión fue muy grande, y me fui de la concerta”.


¿Además de esta supuesta verdad, qué otras diferencias existen?

“Hoy hay un camino de reforma, hay nuevas miradas que hacen bien a Chile, especialmente de los jóvenes, con Frente Amplio y los Regionalistas Verdes. También está una parte de la derecha con Lily Pérez y Amplitud, Evópolis y personas que ven la política desde otra mirada”.

“Me agrada ver que se avanza en reformas, pero hagámoslo bien. Por ejemplo, déjenle la administración de los colegios a los 50 municipios que lo han efectuado bien y quítensela a todo el resto, pero no improvisemos con la reforma. Descentralicemos de verdad, no sigamos duplicando más cargos, ya tenemos seremis, directores provinciales… más oligarquía fiscal es absurdo”.


Y con esta nueva política y nuevos aires que la rodean… ¿no te seduce un cargo?

“Derechamente me encantaría ser gobernador regional. Un grupo de personas de la Democracia Cristiana y de otros sectores muy diversos se han acercado para preguntarme si volvería a ser parlamentario. La misma Federación Regionalista Verde ha planteado que me postule al parlamento, pero he dicho de inmediato que no. Pero ser gobernador regional, eso es distinto, pues me siento mejor en roles ejecutivos, más que hablando”.


Pero tu tiempo en el parlamento y en el municipio fue bien calificado…

“Eso es cierto, y tengo una altísima autovaloración de lo que hicimos en el parlamento y en la municipalidad de Rancagua, como por ejemplo con la ley de casino, que ha dado grandes ingresos a la región. Ya van más de 200 millones de dólares para la región; el proyecto de modernización de los semáforos de Rancagua; el avance con el royalty minero; el aporte a los gobiernos regionales para que comenzaran a meterse en educación, en cultura y en seguridad ciudadana a través del FNDR. Hicimos que los camiones dejaran de pasar por la ciudad, sacamos los terminales del centro, y mucho más. Obviamente quedaron cosas por hacer, pero se dieron grandes pasos, es más, dimos los primeros cimientos a tener una universidad regional”.

En la misma línea, agrega que “siempre he estado en lo estructural, no en lo anecdótico. Ser gobernador regional es un desafío de aplicar realmente la descentralización. Y en esta región la tarea es grande. Somos una de las regiones más contaminadas, menos soberana de todas”.


Como ex alcalde, ¿qué opinión te merece hoy la capital regional de O’Higgins?

“Creo que Soto es un tipo atento, que se mueve bien con las redes sociales, cercano con la gente, pero en temas estructurales es un desastre. Los problemas estructurales de Rancagua, en los 10 años que lleva, no han mejorado. No hay ni un solo paso bajo nivel, no hay nuevas conexiones con las carreteras, ni calles expropiadas. No se ha avanzado”.


¿Qué requiere hoy la ciudad, la región y el país?

“Políticos que mezclen la decencia con la ejecución. Eso se requiere hoy, y que sigan emergiendo grupos con nuevos aire, que le den vida a las ciudades, grupos culturales, movimientos jóvenes y muchos otros”.


Nuevos aires… ¿como Guillier?

“De los presidenciables, el que más me gusta es Guillier, pero me cargan parte de los partidos que lo acompañan. No obstante, creo que el único que puede hacerle peso a la derecha en segunda vuelta es Guillier. En todo caso no creo que Piñera gane”.


Y de los demás candidatos, ¿qué opinión te merecen? ¿Por ejemplo Piñera, Ossandón, Kast y Enríquez-Ominami?

“De Piñera… yo lo encuentro un “cara e raja”. Cómo es posible que no estén investigando eso de que Aguas Andinas le pagó por años a ejecutivos del canal Chilevisión cuando él era el dueño. Sentí que se juntaba toda la familia de ricachones, y no sólo eso, se pagaban los gastos, los sobre gastos, sueldos y sobresueldos, y no suficiente con ello, se pagaban a algunos políticos… Ese hecho, además de todo lo que se ha sabido, como lo de sus nietos, hace que esté bastante inhabilitado éticamente. Pero para ser muy sincero, pues las entrevistas son para eso, para decir lo que uno piensa, también hay gente de izquierda que peca de estar muy cerca de los negocios, tienen que tener autonomía de las grandes empresas”.

“Ossandón fue un buen alcalde, pero su posición tan conservadora en algunos temas es nefasta, y eso de los inmigrantes me ha generado una enorme decepción con él. Se olvida que todos tenemos algo de inmigrantes, los únicos que son realmente de acá son los mapuches. Pero no, ellos no son inmigrantes, son pioneros. Qué absurdo!. Además, los inmigrantes te enriquecen todo, desde la comida, la cultura, todo”.

 

“Kast y su Evópolis lo veo como una renovación light. En ese caso prefiero a personas como Lily Pérez, Andrés Velasco y Amplitud, vistos como una derecha más descentralizadora, que advierta los errores de las reformas, pero con perspectiva progresista, pero lamentablemente ese mundo no converge”.

“De Marco Enríquez-Ominami, creo que ha personalizado todo en su figura, no en lo colectivo. Un estilo poco austero. Creo en dar testimonio de hacer lo que decimos. Además  debe aclarar varias cosas judiciales que andan dando bote. Yo hasta le recomendé que sea alcalde y que muestre gestión, no sólo discurso… que no sólo eres el filósofo cineasta que habla”.


Descentralización: empoderar a las regiones

“Fue un trabajo efectuado a conciencia, tomando en cuenta realmente el deseo de las regiones, porque la idea no es duplicar cargos, se trata de una descentralización como quiere la gente, donde el Gobierno Regional electo, intendente y Cores, con sus nuevas divisiones además de los traspasos de Serviu, Corfo e Indap al Gobierno Regional Autónomo. Así se puede lograr suficiente fuerza para avanzar en la autonomía regional”.

 

“En resumen, devolvamos el poder a la ciudadanía, con gobernadores electos, y así ya no existirá la excusa de culpar a Santiago y a las autoridades designadas. Ahí comenzaremos la verdadera descentralización, pues hasta ahora no se ha avanzado como esperábamos”.


Si no se avanzó… ¿hay críticas hacia la Presidenta?

“De la presidenta no tengo críticas, sólo que faltó apoyo para empoderar económicamente a las regiones”.


¿Algo más de descentralización?

“Hay mucho que decir. Pero podría hablar todo el día de descentralización, desde el aporte que están haciendo las nuevas universidades de O’Higgins y de Aysén, hasta el trabajo de muchos que tenemos este anhelo descentralizador que nos quita el sueño”.

Sin duda dará para una segunda entrevista, donde sabremos si Esteban Valenzuela pasó de la seducción al acto en el deseo de ser gobernador regional.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

1 Comentario

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com