Senador Alejandro Guillier: ”Con la robotización vamos a ver que se genera más riqueza, pero sin la gente”

0

En el marco de Exponor 2019 conversamos en exclusiva con el senador Alejandro Guillier, sobre la realidad de la industria minera nacional y los diversos desafíos que existen para el corto y mediano plazo, especialmente en materia de empleo


En el stand de Poder y Liderazgo, el ex candidato presidencial y actual representante en el senado de la región de Antofagasta,  abordó en amena conversación la importancia de la feria minera que se desarrolló en Antofagasta entre el 27 y 30 de mayo, pero también se dio tiempo para insistir en la creación de impuestos territoriales y la necesidad imperativa de avanzar en materia de digitalización y su impacto en el empleo, resaltando que “El desafío digital viene por varios lados, primero preparar a los chilenos para que se suban a la plataformas digitales y conozcan los lenguajes, hoy no hay ninguna actividad o profesión que quede al margen de todas estas plataformas digitales”


¿Qué significa Exponor para la región de Antofagasta?

“Primero es una muestra  de lo que es la minería en un país, que siendo minero se reconoce agricultor, frutícola, pero la minería aparece como una actividad que fuese lejana al ciudadano común y corriente, por lo tanto cumple una función, primero educativa, segundo une a los grandes empresarios con los pequeños y medianos, que son proveedores de la minería. Por cada dólar que se gana por la minería extractiva, hay 8 dólares que se gana por toda la industria que se genera entorno, que son los llamados proveedores de la minería. Que va desde servicios técnicos, pero también retail, servicios, financieros, administrativos y por su puesto temas de energía que están entrando con una fuerza enorme en el negocio”.


¿Qué es lo que más resalta de Exponor?

“Vamos a dejar de ser mineros algún día y vamos a seguir siendo potencia energética y eso sí que es inagotable. Entonces mostrar eso, tener un espacio de encuentro que lo sitúa en el mapa y ahora tenemos la aspiración que sea un gran centro de negocios, que no solo se muestre sino que la gente, los empresarios vengan acá a ver cuáles son las novedades y contrate servicios, abastecimiento y hagan alianzas, ojalá también con perspectiva territorial”.


Y en ess sentido ¿Qué tan conectada está la industria con los territorios donde se desarrollan sus proyectos?

“Cuando se habla de lejos en alguna inversión, muchas veces no se produce empatía ni compromiso con el territorio y con la gente que vive en el territorio, si tu generas un espacio de encuentro permanente, yo creo que muchos de los accionistas que viven muy lejos de los centros de producción empiezan a conocer y de alguna manera a vincularse más con el destino de la región”.


Usted resaltó que no nos consideramos un país minero, ¿en ese contexto que responsabilidad tiene el actor minero?

“Lo que pasa es que la minería es de enclaves, no es como la agricultura que es de mucha dispersión, en consecuencia eso hace que sea menos relevante en la gran minería, donde suena como un tema de otros, a diferencia de la pequeña minería,  porque la pequeña minería, por ejemplo la de Atacama tiene mucho más arraigo cultural porque son muchos pequeños mineros que están trabajando y muchas localidades de Chile, más de 20,  que dependen exclusivamente de la minería, que si no hay minería mueren. Entonces, hay toda una cultura en estas localidades y esta población que trabaja, son como los pequeños agricultores. Por eso hay ahí probablemente más identidad que en estas cosas que son más impersonales como las grandes industrias, por sobre todo ahora que hay mucho trabajo a distancia, no solo por los 7×7 o los 4×3, sino que también por la robótica”.


En este último punto, usted está impulsando un proyecto laboral en torno a la transformación digital y su impacto en el empleo, ¿Cuáles son los principales lineamientos de dicha iniciativa?

“El desafío digital viene por varios lados, primero preparar a los chilenos para que se suban a la plataformas digitales y conozcan los lenguajes, hoy no hay ninguna actividad o profesión que quede al margen de todas estas plataformas digitales, el médico no va a poder hacer diagnósticos sino conoce los softwares médicos para hacer un buen examen o incluso consultas médicas en línea por ejemplo con médicos en otros países, que son expertos en temas que pueden ser muy puntuales y queda fuera el que no lo hace, y eso pasa en todas las actividades. Por ejemplo el pequeño emprendedor, si su producto no se conoce por los clientes difícilmente va a poder hacer una campaña publicitaria tan cara y gigante con los medios tradicionales, así que todos tenemos que trabajar en la digitalización.  Segundo, debemos definir el incentivo, la política pública y, tercero formar el capital humano, ya que no basta con tener el acceso a la tecnología, hay que formar capital humano, los CFT, los colegios, los liceos politécnicos  tienen que derivar mucho hacia estos nuevos emprendimientos,  la digitalización, las energías renovables, la electromovilidad, donde están las oportunidades laborales de aquí a cinco siete años. Entonces, estamos hablando del futuro, por eso que esta muestra es tan importante”.


Antofagasta es la capital chilena de la minera, pero también tiene mucho dolor…

“El dolor es múltiple, el dolor primero histórico que viene que se genera de tanta riqueza y que lo estándares de vida de las zonas mineras sea tan bajo comparado con el resto del país, y eso es un dolor legítimo y genuino, porque nosotros no tenemos impuestos regionales, impuestos territoriales, pudiendo hacerse porque la Constitución del 80, con todos sus problemas, sin embargo en el titulo tercero permite que se graven con impuestos actividades que tengan una clara identificación regional”.


A su juicio, ¿por qué no se avanza en esa línea?

“Es perfectamente legal, pero no se hace y cuando se hace el centro se la absorbe directa o indirectamente a través de 20 mil mecanismos tributarios, financieros, administrativos que al final siempre tenemos la sensación que perdemos. Ahora con la robotización vamos a ver que se genera más riqueza, pero sin la gente, porque estos procesos  se realizan desde distancia, por ejemplo el proyecto Chuquicamata Subterráneo es traumático para la región, nadie puede negar que Codelco tiene que hacerlo, pero pasar de la mina a rajo abierto más grande del mundo, donde trabajaban miles de trabajadores a la subterránea… los robot no cobran sueldo, no tiene alma, no tienen identidad, no forman familias, no tienen hijos y todo esto se está dirigiendo desde Santiago, ni siquiera desde la superficie de la mina, de Calama o Antofagasta, es de Santiago. Ósea el centralismo sigue avanzando y eso nos pone una serie de interrogantes hoy en día. Hoy se habló en este encuentro del problema del empleo, y no hay que echarse la culpa unos con otros, son desafíos país que no estamos enfrentando con compresión la profundidad que eso implica”.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com