Rechazan veto de Piñera y peligra aumento del sueldo mínimo

0

Cámara rechazó veto a proyecto y descartó texto aprobado previamente por el Congreso. La oposición hizo valer su negativa respecto de las observaciones del Ejecutivo. El oficialismo se negó a apoyar iniciativa que incluía los reajustes para los años 2018 y 2019. Por tanto, no hay ley en la materia, y solo fuego cruzado entre gobierno y oposición


Por decir lo menos, intenso fue el proceso que siguió el trámite del proyecto de reajuste del ingreso mínimo mensual,  que había entrado a etapa legislativa el 2 de agosto pasado y que ayer fue descartado por no lograrse un consenso entre el oficialismo y la oposición, en el marco de un duro debate que prosiguió de la Cámara a las redes sociales.

Durante el primer trámite, la propuesta legal se despachó con reajustes para los años 2018 y 2019, con montos fijos para los tres tipos de ingresos mínimos. Además, planteaba un mecanismo de reajuste para el año 2020 dependiente del crecimiento de la economía. En el Senado, en el segundo trámite, se aprobaron los incrementos para los dos primeros años, pero se eliminó de todas las consideraciones la mención del año 2020.

Al rechazarse dicho cambio en la Cámara de Diputados, se conformó una Comisión Mixta que optó por mayoría apoyar la propuesta del Senado, punto que finalmente fue ratificado por las Salas de ambas Corporaciones. Hasta ese momento, se entendía que había ley para reajustar el ingreso mínimo para los dos años mencionados. Sin embargo, el Ejecutivo quiso hacer valer su prerrogativa y envió a trámite un mensaje con observaciones a la propuesta legal sustituyendo todo el proyecto de ley.


El conflicto: el veto sustitutivo y la vinculación con las elecciones municipales del 2020

Tras presentarse la propuesta en la Sala de la Cámara, fue analizada por las Comisiones Unidas de Hacienda y de Trabajo que, por 12 votos a favor y 14 en contra, plantearon su rechazo.

Durante la votación, los diputados oficialistas recalcaron el esfuerzo realizado por el Gobierno para generar un reajuste en términos reales y llamaron a los parlamentarios de oposición a no caer en la presión de la Central Unitaria de Trabajadores y a mirar el bien del país. El oficialismo negó que hubiese falta de negociación y remarcó los incrementos realizados al proyecto desde que este ingresó al Congreso Nacional y que fueron parte de un acuerdo en el primer trámite legislativo. Destacó, además, que es el reajuste más alto presentado desde el año 2000 hasta la fecha y remarcaron que no están dispuestos a maniobras de la oposición para vincular la futura negociación del ingreso mínimo con las elecciones municipales del 2020.

Desde la oposición criticaron la falta de negociación del Gobierno y su tozudez de insistir en una fórmula plurianual, pese a haber logrado igualmente ver prosperar parte de su propuesta. Ahondaron en el riesgo que implica quitarle a los trabajadores la posibilidad de negociar y expresaron que el Gobierno no quiere escuchar a las mayorías. En ese sentido, acotaron que el veto tiene como centro solo reponer la plurianualidad. Asimismo, se calificó como una falta de respeto presentar un veto sustitutivo al proyecto de ley, arriesgando su completo rechazo, cuando ya existía un texto acordado en torno a los reajustes para los años 2018 y 2019.

En este marco, se dio la palabra a un representante por bancada, exponiendo los diputados Pepe Auth (IND), Patricio Melero (UDI), Claudia Mix (Poder), Daniel Núñez (PC), Alejandro Santana (RN), Iván Flores (DC), Ricardo Celis (PPD), Gastón Saavedra (PS), Luciano Cruz-Coke (Evópoli), Giorgio Jackson (RD) y Alejandra Sepúlveda (FRVS).

Tras ese debate, la Presidenta de la Cámara, diputada Maya Fernández (PS), sometió a votación el veto sustitutivo, el cual fue rechazado por 55 votos a favor y 64 en contra. A seguir, se procedió a votar la insistencia del texto aprobado por el Congreso Nacional. 64 legisladores lo hicieron a favor, 54 lo hicieron en contra y uno se abstuvo. Pese a la mayoría favorable, el proyecto se rechazó por no alcanzar el quórum requerido (dos tercios de los diputados).


Los pasos a seguir y el fuego cruzado

Si bien la propuesta aún debe ser vista por el Senado, se entiende que no habrá ley sobre la materia, dado que una de las cámaras ya expresó su rechazo. Ahora, el único camino viable para concretar un reajuste del ingreso mínimo mensual, de la Asignación familiar y maternal y del Subsidio Familiar es la presentación, por parte del Ejecutivo, de una nueva iniciativa legal.

Tras rechazo a veto presidencial por salario mínimo, fueron varios los parlamentarios que hicieron ver su apoyo o molestia en medios y redes sociales. Es el caso de la diputada por Antofagasta, Paulina Núñez (RN), quien envió un mensaje a través de redes sociales: “Que todo Chile lo sepa… Estuvieron dispuestos a negar salario mínimo de 300 mil pesos a partir de marzo y de 318 mil para el próximo año con tal de rechazar un veto presidencial. Son mayoría circunstancial y se siguen uniendo en perjuicio de los chilenos, de los trabajadores”.

La diputada por Atacama, Sofía Cid (RN), comentó que “Oposición rechazó aumento salario mínimo: DC por no despedir a subsecretario, PS por Modernización tributaria, PC por falta de la CUT, FA porque sí! Tienen mayoría y quieren echarle la culpa al Gobierno. Basta de Mentiras”.

Otro de los parlamentarios que dio su parecer tras rechazar el veto sustitutivo que ayer ingresó el Gobierno para el proyecto de salario mínimo, fue el diputado por Antofagasta Esteban Velásquez (FRVS), quien indicó que “Presidente Piñera desconoce la democracia en que vivimos al imponer su veto presidencial. El pueblo ha hablado y usted pone oídos sordos porque considera el clamor de la gente como palabras necias”.

En la Región de O’Higgins, el diputado Javier Macaya (UDI), lamentó la posición de la Nueva Mayoría, “de negar el reajuste más alto de los últimos 10 años. Lamentamos que hayan prevalecido posturas políticas y no el bien de la gente”. Añadió el congresista que “con el rechazo al reajuste del sector público y su anticipada declaración de rechazo a la reforma tributaria, la oposición se pone en la vereda de la obstrucción”.

De la misma región, el Diputado Juan Luis Castro (PS), destacó que “quieren reajustabilidad automática sin que haya capacidad negociadora para los trabajadores (…) ¡Por favor! Todo este show, toda esta parafernalia, veto presidencial, para haber planteado una migaja de mil pesos”.

Castro explicó que “lo nuevo, para que la gente nos comprenda muy bien, es que solo se han entregado $1.000 más en el reajuste que va empezar a regir en marzo del próximo año, es decir, de $300.000 a $301.000. Lo encuentro vergonzoso, no me gusta y por lo tanto, los socialistas no vamos a votar a favor de este veto que es una obcecación del presidente Piñera por mil pesos más. Digámoslo con todas sus letras, nosotros no estamos para eso”.

Por su parte, el diputado de O’Higgins, Raúl Soto (DC), pidió al Gobierno dar explicaciones al país luego del rechazo al reajuste de salario mínimo. “El Gobierno se ha disparado en los pies y por eso que ha perdido el veto en la Cámara de Diputados. Se nos quiso imponer una decisión tomada de forma unilateral, desconociendo los acuerdos que ya estaban sancionados y votados por el Congreso (…) Lo que hizo el Gobierno hoy, fue poner sobre la mesa una propuesta que solo mejoraba en mil pesos y a cambio de eso pidió restarle poder de negociación a los trabajadores del país, ganando tiempo a través de la plurianualdad, eso no lo podemos permitir”.

En duros términos, el diputado Juan Antonio Coloma (UDI), escribió en su cuenta de twitter que “la CUT se vendió a Bachelet con un reajuste de 3%. Hoy el PC, PS, Frente Amplió con el apoyo de la CUT rechazaron mayor reajuste en 18 años, solo porque era nuestra propuesta. NO fue contra nosotros, fue contra la gente que recibe el sueldo mínimo”.  Asimismo, plasmó su malestar diciendo que “hoy quedó más claro que la DC sigue rindiéndole pleitesías al PC y a la CUT. Votaron contra el reajuste al sueldo mínimo, dándole la espalda a los mismos que dicen defender”.


Reacciones del Gobierno

El Gobierno cerró filas a lo largo del territorio para criticar el rechazo, comenzando por el propio Presidente Piñera, quien durante actividad en la Región del BioBío, señaló que “lamento profundamente que la oposición haya rechazado el reajuste del salario mínimo en la Cámara de Diputados. Lo lamento porque yo creo que la intención puede haber sido causarle un daño al Gobierno, pero lo que han provocado, en el fondo, es un tremendo daño a cientos de miles de trabajadores que ven como el reajuste del salario mínimo se posterga por estas absurdas discusiones y conflictos que no están mirando al país ni al bien común, sino que pequeñas cobradas de cuentas que no conducen a ninguna parte”.

Por su parte, la vocera de gobierno, Cecilia Pérez, levantó la voz y expresó que “cada voto rojo representa el viejo estilo de la política que nuestro país rechazó en la última elección. La oposición niega acuerdos y prefiere legislar de espalda a las prioridades de los trabajadores chilenos”.

En las regiones este malestar se hizo notar, como en Tarapacá, donde el Intendente Miguel Ángel Quezada, criticó la postura de los legisladores que rechazaron las observaciones realizadas por el gobierno. “El rechazo de algunos parlamentarios a este proyecto solo afectará a los trabajadores, a sus familias y a su bienestar. Prefieren enfrascarse en discusiones políticas en lugar de subirle el salario mínimo a quienes levantan a este país con su esfuerzo”.

Agregó Quezada que “el interés de la oposición es llevar este tema (la discusión del proyecto) antes de las próximas elecciones municipales y de gobernadores en 2020. Pensando de esa forma, dan cuenta de la utilización política de un debate que debe hacerse con seriedad y responsabilidad”.

En Coquimbo, la Intendenta Lucía Pinto lamentó lo sucedido y afirmó que “esto se volvió a transformar en un gallito político que finalmente termina por no aprobar esto, que va en beneficio de todos los chilenos. Esta no es una pérdida para el Gobierno, sino que esto es una pérdida para todos los chilenos que están esperando un mejor sueldo y una mejor calidad de vida”.

En la Región de O’Higgins, el Intendente Juan Masferrer dijo que “la postura de ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio tiene un claro sesgo político electoral, porque están interesados que esta discusión se realice justo antes de las próximas elecciones municipales y de gobernadores, que serán en octubre de 2020. Se trata de la utilización política de un debate que debe darse en forma seria, responsable, pensando siempre en el bienestar de las familias”.

Asimismo, Masferrer añadió que “Chile y los chilenos necesitan que sus representantes piensen en las personas, que busquen acuerdos y diálogos. El país no quiere la vieja política, de discusiones, bloqueos y obstrucciones. Hago un llamado a la oposición a pensar en los trabajadores”.

En la región de La Araucanía, el Intendente Luis Mayol también abordó el tema, señalando que “este reajuste es el más alto de los últimos años, así que a mí me gustaría saber por qué los parlamentarios, sobre todo los de esta región, que hoy día lo votaron en contra, porqué votaron a favor durante los últimos 10 años reajustes que eran mucho más bajos que lo que se está proponiendo hoy en día”.

Por su parte, el Intendente (s) de Magallanes, Nicolás Cogler, también se refirió al tema, diciendo que “el llamado es a que la Nueva Mayoría y el Frente Amplio, puedan votar, no sólo con la calculadora política, con vista a las elecciones municipales, sino también, pensando en la realidad que viven cada uno de los chilenos que ganan el sueldo mínimo”.


Así, hoy quedó más que claro que el debate por el salario mínimo mensual será tema recurrente en medios y redes sociales en los próximos días hasta que oposición y gobierno se pongan de acuerdo.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: