Pedro Pablo Ogaz: “La Región de O’Higgins hoy genera energía, hay una cartera cercana a los mil quinientos millones de dólares de inversión”

0

Electromovilidad, ruta energética, bio combustibles sólidos, los medidores inteligentes, los grandes proyectos y cómo acercar la energía a la comunidad, fueron parte de los temas abordados por Poder y Liderazgo en entrevista exclusiva con el Seremi de Energía de la Región de O’Higgins


Liderando la modernización con sello ciudadano. Así fue llamada la Ruta Energética 2018-2022, que lanzó el Presidente Piñera a poco asumir su mandato, buscando abordar los desafíos que el país tiene en materia energética. Esta ruta es la carta de navegación para el sector y permitirá escuchar la voz de los diferentes actores del país de los sectores público, privado y de la sociedad civil. “Para ello se hizo un trabajo de levantamiento región por región, y en ello la región de O’Higgins no estuvo ausente. Se invitó a actores de distintos ámbitos para conocer su opinión y así marcar una hoja de ruta donde están presentes los ejes de la Ruta Energética, como la modernización energética, energía con sello social, desarrollo energético, energía baja en emisiones, transporte sustentable, eficiencia energética y educación y capacitación energética”.

“Asimismo, estos ejes tienen “10 Mega Compromisos”, que dicen relación con aumentar el transporte eléctrico, cuadruplicar la generación distribuida renovable de pequeña escala, levantar el primer mapa de personas sin electricidad, modificar la ley de distribución, regulación de la leña, reducir los tiempos de tramitación ambiental de los proyectos energéticos, iniciar la descarbonización de la matriz energética, modernizar  la institucionalidad y capacitar a  miles de operarios técnicos y profesionales en el uso de la energía”.

“Es en estos mega compromisos en lo que estamos trabajando. Un hecho puntual que es fácil de entender y que es más claro que dar muchas cifras, es decir lo que realmente significa la vulnerabilidad energética. Pues bien, hoy en día tenemos gente que no tiene energía, lo que quizás para muchos es absurdo pues estamos acostumbrados a prender la luz y si no hay luz, lo vemos como un gran problema. Pero lo cierto es que hay gente en la región que no tiene acceso a la energía y eso se llama vulnerabilidad energética”.

“Nosotros como Ministerio de Energía, como Gobierno, como Intendencia, estamos trabajando en un plan para poder llegar a dar cobertura energética a las regiones. Y en el caso específico de O’Higgins, que es una región con un alto porcentaje de cobertura, igual existen casos puntuales en ciertas comunas, y ya están prácticamente identificados. Son aproximadamente 300 familias distribuidas en distintos puntos de la región”.

“Como Gobierno queremos avanzar en una agenda que ayude a acercar la energía a la ciudadanía y que tenga como foco mejorar la calidad de vida de las personas”.


La electromovilidad

Sin duda que uno de los hitos que han marcado el trabajo de Pedro Pablo Ogaz, han sido los avances en electromovilidad, ya que la región de O’Higgins comenzó a sumarse a la estrategia nacional de electromovilidad impulsada por el Presidente Piñera, con la puesta en marcha de dos grandes iniciativas: el primer bus eléctrico que realizará servicio de transporte de División El Teniente, de Codelco Chile; y el primer bus interurbano, lanzado por TurBus para un recorrido entre Rancagua y Santiago.

“Esta estrategia nacional –explica Ogaz- establece ejes y acciones prioritarias para el fomento de la electromovilidad y es fruto de un trabajo conjunto entre actores del ámbito público y privado”. Y definitivamente que lo es, ya que actualmente existen menos de 200 vehículos eléctricos en el país, ningún vehículo de transporte público o privado de pasajeros en la región y ninguna minera en el país que cuente con esta flota. Pero esta realidad está cambiando tras la presentación del primer vehículo eléctrico de transporte de pasajeros en O’Higgins, además del primer vehículo que operará en Chile en el transporte del personal que labora en faenas mineras. “La ministra de Energía, Susana Jiménez, encabezó en nuestra región el recorrido del primer bus interurbano eléctrico que inició sus operaciones en febrero. Se trata de un bus, marca King Long, fabricado en China, que cuenta con una autonomía de entre 200 y 250 km, siendo más eficiente energéticamente que uno diesel”.

“Como bien indicó nuestra ministra, la puesta en marcha del primer bus interurbano eléctrico de Chile marca un punto de inflexión en la electrificación del transporte público en regiones. Este hito pone a Chile, por tanto, a la vanguardia internacional”.

Y cómo no estar orgulloso de este hito, si la moderna máquina cuenta con una serie de elementos de seguridad, como sistemas de corte de corriente y anti-incendios, monitoreo de presión de neumáticos, y almacenamiento de energía mediante baterías de alta tensión. “La electromovilidad ya no es una ilusión. Está pasando… Los autos eléctricos se proyectan de aquí a cinco años más, los precios se van a igualar en la región y nosotros ya lo estamos viendo en el transporte público. Esto viene a una velocidad muy fuerte y es en beneficio de todos”.


La energía y el crecimiento económico

“Todos queremos que el país crezca, pero aquí no hay una bolita de cristal o un switch que dice hoy vamos a crecer. Sería ilógico creer que va a llegar un presidente de un lado o de otro y esto se va a arreglar. El crecimiento no está garantizado en ninguna parte y para que un país crezca, para que una economía se desarrolle y sea sana y genere empleos, se tienen que ir dando una serie de condiciones, donde debe estar presente la estabilidad, la inversión y la confianza, porque finalmente quienes invierten son los empresarios, generando así el trabajo. Eso no es de un día para otro… Yo siempre lo digo, aquí no hay una cosa garantizada, menos con lo que se dio antes, con un desorden en el ambiente, con reformas mal aplicadas a mi juicio, y no solo una, está la reforma tributaria, la reforma a la educación, la reforma al trabajo y una serie de iniciativas que generaron confusión. Y eso no es algo que lo digo yo solamente, lo dicen los inversionistas del mercado mundial, donde los capitales se fueron al no ver que se generaran las condiciones necesarias”.

“Algunos dicen que Chile no creció porque el mundo no creció por distintas condiciones desfavorables… Eso  no es así, el mundo si creció”.


¿Cómo enfrenta esta situación el Ministerio de Energía?

“El Ministerio de Energía tiene una de las carteras más relevantes de inversión a nivel país, superado solo por Obras Públicas. El año pasado fueron sobre tres mil quinientos millones de dólares en inversión a nivel nacional y la región no se ha quedado atrás, nosotros tenemos hoy en día una cartera que está cercana a los mil quinientos millones de dólares de inversión. Es un número muy grande. ¿Y dónde está eso? Bueno, está en distintos proyectos que se están evaluando, otros que ya están aprobados medioambientalmente, otros que están en construcción y algunos que evidentemente están inyectando al país. Hay grandes proyectos con fuente solar, eólica e hidroenergía”.

“Específicamente en el caso de O’Higgins, hoy podemos decir que generamos energía, pero eso no fue siempre así. Esta es una región que partió hace 10 años atrás generando muy poco; prácticamente teníamos unas centrales de pasadas muy pequeñas, pero con la penetración de las fuentes de energía renovables, esto cambió. Hoy casi el 80% de lo que generamos en la región proviene de fuentes de energía renovables. Tenemos las cuencas de los dos principales ríos de la región, como el Cachapoal y el Tinguiririca donde tenemos centrales. Además, se ha ido dando una  penetración importante con los proyectos fotovoltaicos y los eólicos”.

“En la cartera de proyectos que tenemos, hay cerca de 90 enfocados a generar energía, y con ellos se llega a la cifra de los cerca de 1.500 millones de dólares. Uno de estos proyectos es uno fotovoltaico que hemos aprobado en menos de un año en el Sistema de Evaluación Ambiental”.


El ahorro de energía y la compensación económica

Otro hito que no deja de destacar Ogaz es que “en la región tenemos aproximadamente 127 familias, y que no son grandes empresas, que tienen incorporados sistemas de ahorro de energía con el concepto de auto consumo, a través del derecho que otorga la ley de inyectar los excedentes de energía a la red de distribución y recibir una compensación económica por ello a través de un descuento en las cuentas de suministro eléctrico”.

Respecto a las acciones concretas en materia de eficiencia energética, el seremi de O’Higgins destaca que “estamos trabajando evidentemente en que estas tecnologías lleguen a la mayor cantidad posible de la población. Un  ejemplo de ello es la utilización de paneles solares, y si bien es real que hay un tema de altos costos, pues la tecnología de paneles era muy cara y todavía lo sigue siendo, pero también es cierto que los costos han disminuido enormemente. Hace poco me reuní reunión con gente de plantas fotovoltaicas y conversamos justamente de ello, pues están apostando por cuatro proyectos más en la región, proyectos de envergadura. Y ahí el desafío es potenciar que este tipo de iniciativas se sigan dando acá, porque al final se traducirá en un ahorro al bolsillo, y eso lo entienden todos”.


Hablando de lo que entienden todos, ¿Cree que el común de los chilenos comprende lo que significa el consumo energético y cómo los afecta?

“Son temas técnicos que cuesta entender, pero la verdad es que nosotros hemos tenido una tremenda recepción, por ejemplo, como seremía cubrimos un ámbito que se relaciona con la educación social. Constantemente damos charlas, nos reunimos con juntas de vecinos y les explicamos algo tan básico y necesario como entender las boletas de cobro de consumo. Y vemos que no las entienden, y una de las formas de apoyarlos es con subsidios… y que no se mal interprete el término subsidio, porque cuando hablamos de subsidio, estamos dando un apoyo técnico, porque finalmente el subsidio va a ser lo que marcará la diferencia en el ahorro de la cuenta de la luz y ello es una solución de eficiencia energética concreta para las familias”.


Además del trabajo con la comunidad, ¿Cómo es la vinculación con el mundo privado?

“Hemos hecho un trabajo en conjunto con las compañías distribuidoras eléctricas en nuestra región, con la CGE principalmente, y tenemos una comunicación bastante abierta. Hemos exigido planes de inversión, y por ello hemos hablado al más alto nivel”.

“También tenemos un plan de invierno que lo hemos trabajado junto con la Onemi, enfocándonos  en el ámbito eléctrico, porque cuando llueve y corre viento, lo primero que se corta es la luz, y se genera un caos para las familias. Si bien es verdad que hace años atrás cuando se cortaba la luz no pasaba nada, pero hoy en día no se puede estar sin ella. Es intolerable en esta sociedad empoderada y también es entendible, pues hay un servicio que se paga”.

“Por lo mismo, se está trabajando para mejorar y darle robusticidad a este sistema eléctrico que tenemos en la región. Sabemos que hay problemas y por ello estamos encima para poder hacer que esos problemas se acaben”.

“Siempre soy sincero, y por ello digo a la gente que lamentablemente no les puedo asegurar que no se va a cortar la energía, pero si les garantizo que nosotros estamos encima de las compañías para que la luz vuelva lo antes posible y den explicaciones coherentes a la población”.


“No estamos por prohibir la venta de leña, sino por mejorar su estándar”

“Este año estamos trabajando con el Ministerio de Energía en un proyecto de ley muy interesante y relevante para el país, sobre los bio combustibles sólidos. En términos simples, significa declarar la leña como un combustible más, así como lo es la parafina y la bencina, las cuales para venderlas se requiere cumplir una gran cantidad de requisitos. Queremos que la venta de leña tenga un estándar y formalidad en el mercado, y esto implica una serie de desafíos, pero también oportunidades. Desafíos porque es un mercado con bastante informalidad. Tenemos casos donde en nuestra región hasta se regala la leña de frutales, pero debemos pensar en el bien superior, en especial por un problema que arrastramos hace muchos años que es ser una zona saturada, donde diecisiete comunas sufren una alta contaminación por humo originado por quemas, pero principal por calefacción de leña húmeda”.

“No estamos por prohibir la venta de leña, sino por mejorar el estándar para que finalmente se venda un producto de calidad, que será una leña seca. Este es un problema que hay que abordarlo con responsabilidad”.

“Respecto a las oportunidades, si este mercado se establece como corresponde, no solo se verá beneficiada la comunidad con un aire más limpio, con mejor salud y con pagar leña no agua, sino que se favorecerán también los leñeros, que son los productores. Con esta iniciativa -que está ad portas de ingresar- se benefician todos”.

“La cartera de energía ha mostrado transversalidad, y por ello cuando conversamos con parlamentarios, vemos que concordamos en que el tema de la leña húmeda nos está afectando fuertemente de Santiago al sur, que son las regiones más consumidoras de leña y las más contaminadas. Antiguamente eran Santiago, Temuco y Concepción, pero hoy es Rancagua, Rengo, San Fernando, Curicó y Talca, entre otras”.

“Tenemos este problema de contaminación y hay que trabajar en forma conjunta, todos -sin importar el color político- para poder buscar soluciones de largo plazo”.


Los bullados medidores inteligentes

“Este es un tema que se heredó del gobierno anterior. Pero hay otro punto y no menor, que es la calidad del servicio que tú pagas y consumes, y donde hay muchas quejas a las compañías a nivel nacional”.

“El medidor ofrece una serie de mejoras, y el regulador, en este caso el gobierno, el ministerio, el coordinador eléctrico y una serie de actores que funcionan en esta industria energética, han instaurado medidas para mejorar esta calidad del servicio, que se traduce en una serie de iniciativas de inversión para las empresas, de mejoras de conductividad, de mejoras en la capacidad de respuesta”.

“Lo concreto es que hay que modernizarse para que tenga mejor lectura, porque lo que ocurre con el medidor antiguo, es que nos llegan reclamos por mala lectura y son porque muchas veces no pueden entrar a la casa o porque no se ven los medidores. Durante el 2018, en la región de O’Higgins, estos reclamos se incrementaron en un 22%, de acuerdo a datos de la Superintendencia de Combustible que es el organismo fiscalizador”.

“Otro beneficio es que actualmente cuando se corta la energía en tu casa, la compañía no tiene como saber que estás sin luz si es que no llamas para avisarles. Con este sistema, la compañía tendrá el tema en línea y además es más barato reactivar y contribuirá a mejorar los comportamientos para brindar una calidad del servicio menos interrumpida. Se evitarían además las famosas cuadrillas que van cuando se corta la luz, revisando punto por punto si en ese sector hay o no hay, siendo el proceso complejo y lento”.

“La energía es una condición necesaria para el crecimiento y el desarrollo, pero también para el bienestar de la comunidad. Eso es algo que hemos destacado como cartera, y por lo mismo, el Ministerio de Energía creó el plan +Energía, que busca fortalecer el seguimiento, el apoyo y la orientación a los titulares de proyectos energéticos en todas las etapas de desarrollo. La idea es que los proyectos de energía generen valor compartido y asociatividad con las comunidades donde se insertan, velando para que se desarrollen en forma participativa y con una mirada de largo plazo”.

“En marzo lanzamos en la región de O’Higgins este plan que busca estimular la realización de proyectos energéticos reales y donde en todo este proceso, el Ministerio de Energía los acompañe para dar las facilidades y garantías para que lleguen a buen puerto. Se trata de apoyar en gestión, pero estos proyectos tienen que ser sustentables, tienen que cumplir con todas las normativas vigentes. Aquí no se trata de dar ventaja a uno u a otro, se trata de hacer la pega y beneficiar así a la comunidad”.


Antes de terminar la entrevista, quisimos conocer cómo se imagina Pedro Pablo Ogaz a su región en el 2050. “Yo soy de la región y la conozco muy bien y se cuáles son los problemas que tiene O’Higgins y el valle central, y ahí está latente el tema productivo, pues la energía es cara, y somos -por los tiempos que vivimos- muy dependientes de estar con energía. Así que cuando imagino mi región en 20 ó 30 años más, espero que esté encaminada con fuerza a una distribución de mayor seguridad, tanto en precios como en calidad. Pero para ello nos enfrentaremos a grandes desafíos, que incluyen desafíos de costos, de capital humano y de inversión. De lo contrario y si no caminamos así, podría ser un país que se va a quedar en el pasado en materia de servicios básicos, y ello es una condición latente, que no lo digo yo, sino la economía mundial”.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com