Un merecido homenaje al Doctor Antonio Rendić Ivanović

0

Por: Paulina Núñez, Diputada de la República


El nuevo Hospital Regional de Antofagasta sin duda constituirá un avance sustantivo en los esfuerzos para preservar la salud en nuestra región. Y lo será, puesto que, en retrospectiva, el último medio siglo ha estado marcado por permanentes episodios de contaminación y daño a la salud de la población, ya sea por la particularidad de nuestra tierra, rica en minerales no siempre benéficos para la salud; ya sea por la acción humana que, negligente, no ha tomado todos los recaudos para evitar externalidades negativas a los habitantes. Visto así, el nuevo hospital, por su envergadura y potencialidad, será sin duda un centro de referencia para la medicina en el norte grande.

Así considerada esta nueva obra pública, ha surgido desde la sociedad civil la propuesta –la cual suscribo íntegramente– de bautizar a este hospital como “Doctor Antonio Rendić Ivanović”.

El llamado “Médico de los Pobres” es sobradamente conocido por todos en la región y sus méritos le han hecho acreedor no solamente de que su nombre sea el de calles y escuelas, sino que aún pervive su vida como un modelo para el ejercicio de la medicina y como pauta de conducta para todo aquel que quiera practicar la solidaridad y la vida cristiana.

El Doctor Rendić es, sino el más destacado, uno de los médicos más prominentes en nuestra región. No podría ser de otra forma respecto de quien, por asegurar atención a cualquiera que lo necesitase, no cobraba y, aún más, entregaba medicamentos gratuitamente y dinero para el transporte de quienes necesitaban visitarlo en su consulta; o, en sus cátedras, exhortaba a los futuros médicos a ejercer su profesión con un claro foco y compromiso en el paciente y salud, antes que en consideraciones remuneratorias. Fue, además, el Doctor Rendić quien alzó la voz por la contaminación de nuestras aguas con arsénico en la década de 1960.

Me parece de toda lógica y justicia, entonces, que la mayor institución pública de preservación de la salud y de su protección en nuestra región lleve el nombre de “Doctor Antonio Rendić Ivanović”, pues no solamente será un merecido homenaje –uno de los tantos merecidos– sino que, principalmente, un símbolo de en nuestra región, la salud se ejercerá conforme al mayor estándar: el ético.


El contenido expresado en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no representa necesariamente la visión ni línea editorial de Poder y Liderazgo.


 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com