Alejandra Pozo: “Llevo siete años trabajando temas sociales y me he mantenido consecuente, pese a presiones y operaciones políticas”

0

Candidata a Diputada por el Distrito 3, una antofagastina de tomo y lomo que ha convertido su vida en una cruzada por el servicio público y que no olvida su historia familiar que la vincula con la izquierda, con el norte, ni sus orígenes, ni menos de los días de su niñez, jugando en las calles de la “Perla del Norte” con los amigos de infancia


Abogada de la Universidad de Antofagasta, cuenta además con un magíster en la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibañez y un Diplomado en Control de Gestión Gerencial de la Universidad de Chile. Todos estos estudios los aplica en la docencia universitaria que ha llevado a cabo en las áreas de Economía, Minería, Medioambiente y Negociación. Fue además, Directora de la Carrera de Derecho de la Universidad del Mar, y trabajó en la Dirección Regional de Corfo.

Como si lo anterior fuera poco, esta antofagastina, que vivió durante seis años en Calama, enamorándose de la ciudad, del olor a pimientos y del cariño de la gente, también ha incursionado en las tablas, participando en la Compañía de Teatro Pedro de la Barra.

De su más reciente vida pública, destaca su rol como seremi de Justicia en Antofagasta y su amplio trabajo social. Hoy Alejandra Pozo Cortez va en la búsqueda de un sitial en la Cámara de Diputados. Para conocer más del nuevo desafío que enfrenta esta mujer, conocida como el brazo derecho en el norte de Alejandro Guillier, Poder y Liderazgo entrevistó en exclusiva a esta independiente que cuenta con el respaldo del Partido Comunista, y quien reconoce que “ser independiente no significa no tener convicciones, he defendido el proyecto de gobierno de la Nueva Mayoría con más compromiso y ahínco que muchos militantes de los partidos que lo integran”.


¿Por qué el electorado de Antofagasta debiera de optar por usted?

“Yo sé que Antofagasta me va a elegir, porque represento a la mayoría de la gente de la región: mujer de esfuerzo, clase media, profesional, madre, independiente, con  propuestas serias. Nací acá y vivo en la región, pero, además, soy consecuente y con convicción”.


¿Qué la motiva a asumir esta campaña?

“La principal motivación que tengo es que actualmente el país está atravesando por diversas transformaciones sociales y, en consecuencia, debe adecuar su legislación a dichas transformaciones. Un ejemplo claro de ello, es la necesidad de una nueva constitución y la ciudadanía necesita en la cámara representantes que defiendan sus intereses en ese proceso y además defiendan a la región de Antofagasta. La nueva constitución, si bien es un desafío país, va a definir aspectos como la descentralización y de allí las facultades administrativas e, incluso, recursos para la región. Por ello me interesa estar en la cámara, para ser parte de estos procesos con el trabajo comprometido que necesita la región”.


El aumento de los cupos parlamentarios abrió nuevas posibilidades…

“Por supuesto, significa la capacidad de ampliar el horizonte, tener mayor representatividad. Creo que siendo mujer, independiente políticamente, con 42 años, con 15 años de experiencia en el mundo laboral, de esfuerzo, con experiencia en la administración pública y en la política, nacida, educada y formada en esta región, que conoce perfectamente el distrito, seré una fiel representante de los hombres y mujeres que responden a ese perfil, de la clase media de la región”.


¿Cómo se gesta esta candidatura?

Tras un largo proceso de maduración personal y profesional. Durante mi período de formación profesional me dediqué, entre otras cosas, a perfeccionar mi conocimiento acerca de nuestro modelo económico, a entender el por qué de nuestra cultura, de nuestras bondades y de nuestros problemas. Al comenzar a tener opinión, fortalecí mi liderazgo y comencé a comprender cuánto puedo contribuir a mi región desde mis habilidades y competencias”.

“Llevo siete años trabajando temas sociales y me he mantenido consecuente, pese a presiones y operaciones políticas. Esa firmeza que poseo basada en convicciones, en principios, en valores, es la que la ciudadanía pide. Varias organizaciones le pidieron al senador Alejandro Guillier que me apoyara como candidata a diputada. Él escuchó la voz del pueblo, yo acepté el desafío e inicié conversaciones con el Partido Comunista con el apoyo de Alejandro Guillier”.


¿Qué pasó cuando estuvo en la Seremía de Justicia? Se dice que creó un nuevo estilo de  trabajo…

“Al llegar el gobierno de la Nueva Mayoría con un proyecto que me identificaba, asumí como Secretaria Regional Ministerial de Justicia en la Antofagasta a propuesta del Senador Alejandro Guillier. Logré concretar algunas soluciones en la región, por ejemplo, crear el tribunal y notaría para Mejillones, recuperar la identidad de chuquicamatinos y pedrinos que había sido eliminada en las cédulas de identidad por el gobierno de Piñera, crear notaría en San Pedro de Atacama; pero además logré imponer un estilo diferente de gestión, cercana a los funcionarios públicos y ciudadanos”.


¿Cómo se aplicó en concreto este estilo diferente, cercano?

“Creando, por ejemplo, la primera mesa de trabajo con la ANEF y los gremios del sector justicia, estableciendo boletines para mantener a todos informados acerca de lo que hacíamos destacando a funcionarios. Salimos a lugares distantes con todos los directores de los servicios dependientes, relacionados y el poder judicial, a conversar con la gente, llegamos a Taltal, Tocopilla, Santiago de Río Grande, etc., en una gestión inédita donde el ciudadano no debía pedir audiencia, sino que nosotros íbamos a su lugar de residencia a conversar. También fuimos muy cercanos a los medios de prensa, nunca eludimos temas”.


“Debí enfrentar presiones, machismo y desprecio de algunos que estaban en el gobierno”

No todo fue color de rosa…  “La excesiva visibilidad generó celos en algunos políticos que estaban en gobierno, mayores que yo y conservadores, y lo hacían notar con comentarios mal intencionados. También debí enfrentar presiones, machismo y desprecio de algunos que estaban en el gobierno, pero con quienes había diferencias valóricas, por ejemplo, no todos se la jugaban tanto como yo en agenda de género, o en acuerdo de unión civil, o en el proyecto que regula la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, o en una nueva constitución, o en reparación y memoria para la víctimas de la dictadura. Y me lo hacían notar… Pero  aprendí  que el problema era de ellos, que era yo la alineada con un proyecto de gobierno, con una promesa de gobierno a la gente, al país”.


Javiera Blanco le pidió la renuncia al cargo de Seremi, ¿Qué pasó?

“Si bien fui muy fuerte durante el tiempo que estuve como Seremi, y me mantuve leal al proyecto, al gobierno y a la gente, aunque no tuviera partido político que me protegiera y pese a las zancadillas. Pero cuando hay cambio de Ministro de Justicia, y asume Javiera Blanco, inmediatamente es ella quien me pide la renuncia con argumentos que nunca consideré justos ni razonables, pero acaté en virtud de la disciplina”.

“Fuera de gobierno, seguí luchando por avanzar en las transformaciones sociales que la gente pide, fui coordinadora del proceso constituyente, activista del proyecto aborto 3 causales, seguí colaborando a las agrupaciones de DDHH, y ratifiqué en este último tiempo que para que nuestra región y nuestro país se transformen en lo que soñamos, necesitamos líderes comprometidos”.


Es sabida su cercanía con el Senador, y hoy candidato presidencial, Alejandro Guillier… a su juicio ¿es un plus contar con ese apoyo?

“Es primera vez que me referiré públicamente a este tema. Muchos me preguntan en privado y evito dar respuestas. Me gustaría aclarar que apoyo a Alejandro  Guillier desde el 2013, cuando comenzó su campaña a senador, no desde ahora como muchos que cuando hay bonanza se acercan como moscas a la miel. Me gané su confianza y la confianza de su equipo porque vieron mi despliegue en terreno durante campaña y el dominio sobre ciertas materias, hasta que me propusieron ser Seremi de Justicia y me vieron instalada en el Gabinete Regional”.

“Pero hubo un tiempo, en sus inicios como senador, en que varios de los que hoy se toman fotos o quieren tomarse fotos con él le dieron la espalda… y lo pasamos re mal. Pero a medida que pasaba el tiempo fuimos aprendiendo más del oficio político, nos fuimos empoderando y el senador empezó a convertirse en el candidato a la presidencia. Me siento parte de ese proceso de empoderamiento, como integrante de su equipo lo vi a él en su proceso, se fue dotando de herramientas que se sumaron a su capital humano y político”.

“Alejandro Guillier es un hombre inteligente, carismático, bondadoso, de familia, preocupado por los suyos y muy protector, que en lo político se ha transformado en un líder hábil. Tengo su confianza y yo confío en él, pese a los codazos que sufro de otros frente a sus ojos. Digo esto, porque todo lo que brilla genera luz y sombra”.

“Estar cerca de Alejandro Guillier es súper bueno, te da linda luz, pero también otros quisieran estar en el lugar que una ocupa y quieren “matarte” políticamente, esa es la sombra, ¡y vaya que han intentado matarme varias veces y también lo han intentado con otros integrantes de su equipo!  Lo bueno es que el equipo del senador es pequeño, nos conocemos todos, leales al senador, muy buenas personas y profesionales”

“No necesito usar la imagen del Senador ni alardear para demostrarlo. En el equipo saben que cuentan conmigo en todas… ¡en todas! Hay amistad y cariño. Pero me da más seguridad la circunstancia de tener mis propios méritos, que tienen que ver con mi trabajo profesional, mis habilidades personales y la credibilidad que yo genero en la gente”.


Pasando al plano personal, no cabe duda que asumir un desafío de este tipo implica varios costos, siendo el familiar uno de los más importantes. ¿Cuenta con el apoyo de su entorno más cercano?

“Me costó convencer a mi familia y aún no están totalmente convencidos. Mi madre, quien ha sido mi inspiración en mi amor por el servicio público, fue la principal opositora, ya que ella tiene trayectoria en el mundo social y político. Mi madre fue dirigente, militante del partido socialista y vivió ingratitudes. A ella, además, le preocupa la exposición, porque la gente cuestiona mucho a los políticos, no distingue entre los honestos y los que no lo son… pero se da cuenta del cariño hacia mí de muchas personas y mi mamá se ha ido comprometiendo con la campaña”.

“Por otra parte está mi marido, que me ama por sobre todo y es muy protector, y obvio que le gusta verme feliz, pero le preocupa que me desgasto y también la deslealtad que hay en este medio”.


¿Su experiencia en el servicio público es un aporte para enfrentar la campaña parlamentaria?

“Creo que cualquier persona que pretenda tener un cargo de tan alta investidura requiere experiencia en la administración pública, es imprescindible, ya que ahí es donde se viven las presiones políticas, de tu bando y del opositor. El haber pasado por la administración pública, es lo que te pone a prueba… qué tanto conocimiento tienes, qué tan buenas habilidades posees y qué tan firme eres a esas presiones”.


“La función de legislar se debe ejercer con conocimiento, conciencia, ética y valentía”

“Hay candidatos que, sin experiencia en la administración pública, dicen “quiero ser diputado para ayudar a la gente” y ser diputado no es una obra de caridad, es un rol político relacionado con el poder para legislar. Otros dicen que quieren serlo “para que no estén los mismos de siempre” o “porque hay que renovar”, pero tampoco es un buen argumento la negación del otro, porque siendo diputado tendrás que relacionarte con ellos”.

“Esas afirmaciones sólo demuestran una motivación irracional, con desconocimiento de la función pública y de la función de legislar que debe ejercerse con conocimiento, consciencia, ética y valentía”.

“Quiero hacer una reflexión más profunda. Creo que además se requiere relato y vitalidad. Tener una vasta trayectoria en muchos aspectos, que te permita tener visión integral y no sesgada, que te permita tener mejor y más comunicación y comprensión de los hechos sociales, tener olfato, empatía, sentido común… ese relato te lo da la vida.  Y tener energía para concretar cosas, entusiasmo y salud compatible con el rigor… eso te lo da la juventud. Creo que tengo la mezcla justa de experiencia y juventud… como la Señora de las Cuatro Décadas, de Arjona”.


Va como independiente con el patrocinio del Partido Comunista. ¿Por qué? ¿No ha pensado en militar en este partido u otro?

“Mi decisión de no militar pasa por la misma crítica que tiene cualquier persona desencantada con los partidos que han gobernado desde el retorno a la democracia: que han perdido afección con sus bases, que se han convertido en una elite, que en virtud del cuoteo instalan gente incompetente, o ejercen presiones para proteger a sus militantes que cometen faltas, o que al integrarte debes pertenecer a un lote”.

“Mi independencia me permite dialogar libremente con los partidos de la Nueva Mayoría, pero opté por el Partido Comunista. Inicié las conversaciones con Pablo Iriarte, Presidente Regional del PC, consejero regional en ejercicio y mi candidato a CORE, para que ellos me apoyaran en la candidatura. He visto que el Partido Comunista ha sido disciplinado, tiene una larga vida, es el partido más grande del país, tengo mucho cariño por algunos de sus militantes y valoro su historia y valentía”.

“El Presidente Nacional de Izquierda Ciudadana también conversó conmigo para ser su candidata en la región y el Partido Radical a través de su Vicepresidente, Patricio Tombolini, hizo lo mismo para ir en su lista de candidatos a diputados, pero mi independencia me dio la libertad de decidir y mi decisión fue ser candidata independiente apoyada por el Partido Comunista, porque valoro la consecuencia y el trabajo de bases del PC”.

“Pero, por ahora, para conseguir objetivos sociales o políticos, no me es imprescindible militar en algún partido, porque me he ganado un espacio como independiente en la política demostrado capacidad para concretar objetivos. Quizás, más adelante”.


¿Qué ventajas y desventajas ve en postularse a la Cámara de Diputados como independiente?

“La principal ventaja de mi independencia es que represento a la mayoría de los chilenos, tanto así que el candidato presidencial de la Nueva Mayoría es independiente. Que siendo independiente respondo a convicciones no a partidos; y además, una independencia puesta a prueba porque me he mantenido en política con mis propias herramientas”.

“La única desventaja que puedo llegar a tener en esta carrera, es que yo no voy a invertir 300 millones de pesos como lo están haciendo otros candidatos, que por ser militantes de sus respectivos partidos recibirán financiamiento además de su patrimonio personal, todo ello para pagar operadores políticos, para pagar espacios en casas para los carteles, para regalar los premios a un bingo. Pero esta desventaja no me quita el sueño, porque no queremos comprar el voto, queremos que la gente vote porque se encanta con el proyecto que representamos”.


De ser electa, ¿cuáles serían sus principales líneas de trabajo?

“Lo principal, como desafío país, es estar en la cámara para aprobar una Nueva Constitución cuyo centro sean los derechos económicos, sociales y culturales. Luego, como segunda línea de trabajo, apoyar en la Descentralización, tanto en relación a la administración, es decir, autoridades regionales, mecanismos de instalación de un gobierno regional y sus facultades, como en relación a descentralización fiscal, con facultades de recaudación y de gasto. Haré seguimiento al Gobierno Regional y los cores en la formulación del Presupuesto y su ejecución, porque me interesa defender lo que han solicitando los Gobiernos Regionales y que se gaste de manera eficiente, tanto el presupuesto de funcionamiento como para inversión regional, el FNDR, FAR y FIC”.

“Trabajaré de la mano de la fuerza laboral local para apoyar propuestas para la región, como la de la Confederación de Trabajadores del Cobre que propone que el Litio sea explotado por una empresa estatal”.

“También trabajaré junto a mujeres para promover la eliminación de las brechas salariales, establecer legalmente esa eliminación y fiscalizar el cumplimiento de la igualdad de remuneraciones de trabajos del mismo valor entre hombres y mujeres. También es mi deseo eliminar la discriminación en las Isapres, las mujeres pagamos mayor cotización en edad reproductiva y somos las que menos nos enfermamos, es más, evitamos las licencias médicas”.


Pasando al ámbito nacional, ¿cómo evalúa la actual crisis que vive la política nacional?

“Yo soy optimista y cada crisis representa una oportunidad. Las faltas que han cometido los políticos en actual ejercicio de cargos de elección popular, representan una oportunidad para que la gente se haga un cuestionamiento sobre su propia actitud al escogerlos: esos políticos son como yo?, ¿viven como yo?, ¿son de mi clase social?… Un político no es un salvador y a veces les atribuyen súper poderes, los magnifican, y escogen a aquellos que representan una clase social mejor para ver si se les contagia un poco o porque creen que no van a robar, es un voto aspiracional”.

“En realidad, la gente debe aprender que un político es un ser humano, con sus ángeles y demonios internos, por eso debe escoger políticos firmes en sus convicciones, que las defienda, que nos las venda a cualquier precio, que sepa conducirse, que no tenga conflictos de interés y, ojalá, que sea de su misma clase social. Al hacernos este cuestionamiento, ya estamos generando una oportunidad de cambio”.


¿De qué forma pretende cambiar dicha realidad?

“Pega gigantesca cambiar la realidad, pero sí me hago cargo a través de mis clases de Derecho o de las charlas motivacionales o capacitaciones que hago, me hago cargo de transformar la visión de mis interlocutores. Debemos sustituir el aspirar a algo por el inspirarnos por algo”.


¿Qué opinión tiene de los candidatos presidenciales?

Sebastián Piñera: Hermano del creador de las AFP que nos tienen tan jodidos como país. Especulador, protege los intereses personales, familiares y de los grupos económicos, no de la gente de clase media. No es mi candidato.

Alejandro Guillier: Es un hombre honesto, que no defiende a las elites, sino a la clase media. Preparado, muy transparente, independiente (eso es bueno porque no responderá a mandatos de partidos), con propuestas interesantes en economía, innovación, tecnología, se ha comprometido con las causas de las mujeres y los adultos mayores. Es mi candidato.

Beatriz Sánchez: Buena comunicadora en radio La Clave, pero  siento que una vez que Jackson y Boric la escogen como su candidata, se transformó, perdiendo parte de su personalidad, de su fuerza propia e instalando mensajes populistas. No la imagino presidenta. La invitaría a trabajar por Guillier.

Marco Enríquez – Ominami: No me convence

Carolina Goic: Es una mujer bastante valiente, pero su candidatura no prende, no avanza. Creo que debe alinearse con la candidatura de Alejandro Guillier.


Así, confrontacional para algunos, sincera y directa para muchos, Alejandra Pozo es una de las cartas a la Cámara de Diputados más prometedoras del norte, pero no por sus promesas, sino por el trabajo y capacidad que la avalan y por el liderazgo demostrado que han llevado su nombre a las altas esferas. De seguro escucharemos su nombre por mucho tiempo.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Acerca del autor

Deja tu respuesta

A %d blogueros les gusta esto: